Privados entran al quite en producción de petroquímica

El mercado mexicano enfrenta un déficit de petroquímicos que le cuesta al país dos mil millones de dólares. Pemex lejos de atender el déficit, cerró plantas de producción.
El proyecto Etilieno XXI reporta un avance de 65 por ciento en construcción
El proyecto Etilieno XXI reporta un avance de 65 por ciento en construcción (Especial )

México

El plástico con que se fabrican los tinacos, cubetas, taparroscas de botellas de agua, envases de plástico para la leche y medicinas se elaboran con productos petroquímicos (derivados del etano), que se procesan en los complejos de Pemex Petroquímica (PPQ).

La capacidad instalada de producción petroquímica del país, a través de Pemex, es de 12 mil 480 toneladas; sin embargo opera al 65 por ciento de su capacidad, lo que genera un déficit de 1.5 millones de toneladas en el mercado nacional.

Desde hace una década la industria petroquímica a cargo de Pemex ha mandado señales de crisis ya que, dos de los seis complejos que existen en el país dejaron de producir.

Primero fue la Cangrejera, en este complejo se suspendieron operaciones en 2003 y tres años después en el complejo Tula, de acuerdo con el último informe anual de Petróleos Mexicanos.

Ante este panorama, Pemex empezó a realizar alianzas con la iniciativa privada para invertir en nueva infraestructura petroquímica, y garantizar la producción que demanda el mercado interno.

Los nuevos jugadores Braskem Idesa

De este modo, en septiembre de 2013, la empresa mexicana Idesa y la brasileña Braskem ganaron la licitación del proyecto Etileno XXI, el más grande de los últimos años en la industria petroquímica del país. El consorcio realizó una inversión por tres mil millones de dólares para levantar el complejo en Veracruz.

Cleantho Leite, director comercial de relaciones institucionales de Braskem Idesa aseguró que México ofrece varias ventajas al proyecto, una es la igualdad de condiciones en el mercado al tener el suministro del gas natural al mismo precio que en Estados Unidos.

Actualmente el precio del energético es el más barato de la región al cotizarse en cuatro dólares el millón de BTU (unidad británica de medición)

La operación comercial de la planta está programada entre julio y agosto de 2015. Para echarla andar se necesita gas natural, que a decir del directivo, Pemex Gas les venderá a un precio competitivo, "firmamos un contrato de largo plazo, a 20 año, así seguiremos la misma dinámica de los competidores de la región".

-¿Pemex les dará precio preferencial?

-No, si el precio sube en el mercado de Norteamérica pagaremos más por él. Esteremos en igualdad de condiciones para competir, tendremos materia prima competitiva, lo cual garantiza la viabilidad de nuestro proyecto.

Al firmar un contrato de suministro de gas con Pemex por mucho tiempo nos garantiza que tendremos abasto y en caso de una alerta crítica (déficit de gas) no tendremos inconvenientes que nos resten competitividad.

-El proyecto Braskem Idesa tiene capacidad de producción de un millón de toneladas, ¿todo se quedará en el mercado nacional?

- Sólo entre 600 y 700 mil toneladas, esta cantidad tendrá una repercusión en la balanza comercial por aproximadamente dos mil millones de dólares que es la cantidad que paga el país por la importación de petroquímicos.

El resto lo enviaremos al mercado de Sudamérica: Colombia, Perú y Ecuador donde tiene gran necesidad de polietilenos.

-El proyecto se empezó a desarrollar durante los años de la crisis de 2008, ¿han tenido algún incremento en el costo del proyecto?

-No. Afortunadamente compramos muy a tiempo. Los equipos que adquirimos son muy sofisticados, pensando en que es un proyecto con operación a largo plazo para que no pierda competitividad.

De hecho este, es el primer gran proyecto en el contexto de la crisis financiera mundial de 2008.

El proyecto Braskem Idesa (Etileno XXI) tiene componentes traídos de Inglaterra, Corea, México y otras partes del mundo. Está considerado que generará entre 10 mil y 12 mil empleos en la etapa de construcción y otros tres empleos directos e indirectos para la fase de operación.