Prevén que suban precios por alza en tarifa de luz y gasolina

Analistas privados prevén que suban los costos de producción para las empresas y que éstas hagan ajustes a los precios a los consumidores.
Operación hidroeléctrica de generación de CFE.
Operación hidroeléctrica de generación de CFE. (Especial)

México

Los aumentos, a partir de julio, en el precio de las gasolinas y de las tarifas eléctricas para el sector industrial y comercial significan incrementos en los costos de las empresas, lo cual aunado al efecto del tipo de cambio es probable que se comiencen a reflejar en ajustes en los precios al consumidor, afirmó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (Ceesp).

En su análisis económico semanal señaló que a pesar de que el indicador de inflación general mantuvo un comportamiento a la baja en junio, el de la inflación subyacente, que es una medida más idónea de la evolución de los precios de la economía, está muy cerca de la línea de 3.0 por ciento.

Explicó que este porcentaje, a pesar de que se encuentra en el rango previsto por el banco central, ya acumuló cuatro meses consecutivos por arriba del nivel del índice general, que en julio su ubicó en 2.54 por ciento.

El centro de estudios indicó que los precios al productor, excluyendo petróleo, son una señal más clara del efecto en los costos; puesto que en junio la variación anual de este indicador se ubicó en 5.6 por ciento, muy lejos del 2.54 por ciento de los precios al consumidor.

En este contexto, el Ceesp indicó que es probable que en el corto plazo se aprecie un ajuste en los precios al consumidor, de tal manera que en los próximos meses la inflación retome niveles por arriba del 3.0 por ciento.

Agregó que aunque se anticipa que la inflación se mantendrá dentro del rango objetivo del Banco de México, esta alza puede reducir la ganancia que ha tenido el salario real.

Ante este escenario, el Centro de Estudios indicó que es preciso fortalecer la estabilidad macroeconómica, lo cual es fundamental para lograr un mayor ritmo de crecimiento de la economía.

“Es indispensable fortalecer las variables que han sido determinantes de la estabilidad macroeconómica. La salud de las finanzas públicas que se refleje en un superávit primario”, subrayó.

El Ceesp explicó que es necesario reducir el desequilibrio de las cuentas externas y cuidar el poder adquisitivo, pues son tareas fundamentales para que la economía mexicana pueda hacer frente de la mejor manera posible el entorno de debilidad mundial y de volatilidad de los mercados financieros.

“Si bien es cierto que las medidas instrumentadas por las autoridades hacendarias para lograr una disminución de la deuda del país como proporción del PIB van en el camino correcto, también es cierto que no son suficientes para reducirla al mismo ritmo que ha crecido en lo que va del sexenio”, aseveró.

Lo anterior porque las cifras oficiales indican que el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público aumentó en casi 3 billones de pesos, lo que significa que el total de compromisos del sector público se incrementó en 50 por ciento.

“Esto significa que del cierre del 2012 hasta el primer trimestre del presente año, la deuda creció en 11.2 puntos porcentuales del PIB, de los cuales 1.9 puntos se acumularon tan solo en los primeros tres meses del 2016, en parte por la colocación de deuda realizada para aprovechar los primeros meses del año”, indicó.