Prepara Banxico otro ajuste a la baja del PIB

El fondo petrolero, incluido en la reforma energética, generará recursos para futuras contingencias, no para uso inmediato.
El gobernador del Banxico
El gobernador del Banxico compareció ante diputados. (Mónica González)

México

El gobernador del Banco de México (Banxico), Agustín Carstens, confirmó que se ajustará otra vez el rango estimado para la economía de 2014, porque la desaceleración fue más profunda de la esperada.

“Eso posiblemente nos hará modificar hacia adelante el rango de crecimiento para este año, pero también queremos hacerlo cuando tengamos más información y, sobre todo, cuando publiquemos nuestro próximo informe de inflación”, anunció en conferencia de prensa luego de comparecer ante legisladores.

El 21 de mayo el Banxico recortó su pronóstico que tenía de entre 3 y 4 por ciento a un intervalo de 2.3 y 3.3 por ciento, y espera cambiarlo en agosto, cuando presente su informe de la inflación correspondiente al segundo trimestre.

Carstens explicó que la desaceleración económica fue un elemento suficiente para determinar que el cumplimiento de la meta de colocar la inflación en 3 por ciento se puede lograr a un menor nivel de tasas de interés.

Por esa razón, justificó, la tasa de referencia bajó de 3.5 a 3 por ciento. Incluso dijo que en el banco central se sienten entusiasmados de que se podrá cumplir el objetivo al inicio de 2015, cuando hayan desaparecido los efectos de la reforma hacendaria y porque el precio de la gasolina se determinará en función de la inflación.

En ese sentido, aseguró que la reforma energética no será inflacionaria. “Creo que va a ayudar a que presiones inflacionarias que hoy existen ya no estén presentes hacia adelante”, aseguró.

Antes, en su comparecencia para explicar el funcionamiento del Fondo Mexicano del Petróleo para la Estabilización y el Desarrollo (FMPED), afirmó que el Banxico tiene la capacidad y experiencia para manejar el nuevo instrumento de ahorro de largo plazo porque ahora administran un portafolio de 180 mil millones de dólares (reservas internacionales).

Afirmó que esta nueva tarea que desempeñará el banco central como fiduciario del fondo petrolero es compatible con el mandato de mantener la inflación baja y estable; es decir, no se distraerá de su principal tarea.

Aclaró que el fideicomiso que manejará el FMPED no contará con estructura propia y tampoco será una entidad paraestatal; su patrimonio se integrará con los ingresos que corresponden al Estado por la exploración y extracción de hidrocarburos que realicen quienes sean titulares de asignaciones o contratos.

“Los recursos serán considerados de naturaleza federal y formarán parte de la hacienda pública federal. Abundó que el FMPED no quedará sujeto a las disposiciones que regulan a los fideicomisos públicos de la administración pública federal.

Destacó que se regirá por los principios de gobierno corporativo, al tener un comité técnico formado por siete miembros, de los cuales cuatro serán independientes. De la administración y política de inversión de los recursos del fondo, aseguró que se buscará el máximo retorno, pero con un nivel adecuado de riesgo, por lo que será importante la diversificación.

“Deberemos buscar que los choques que afecten al país no afecten al fondo, de tal manera que sea un buen seguro. Si ponemos, digamos, todas las canicas en una sola canasta, pues entonces ese papel de contrapeso o de balance no lo jugaría el fondo”, advirtió.

Se buscará una combinación adecuada entre bonos soberanos, títulos indexados a la inflación, bonos corporativos y acciones, entre otros, por lo que habrá reservas de información debido a la  importancia del monto que se manejará.

“Si las estrategias de inversión son conocidas, los mercados pueden anticiparse a lo que el fondo quiera hacer y afectar los términos en los que pueda operar el propio fondo, y eso le puede generar una merma en su rendimiento”, advirtió.

Expuso que en la iniciativa se prevé que el Banxico le abra cuentas al FMPED para que pueda hacer todas sus operaciones, pero se prohíbe que tengan un saldo negativo, porque significaría que el banco le estaría dando crédito.

En términos de verificación y responsabilidades, aseguró que el fondo estará plenamente “bajo la cobija de vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación” y sus operaciones serán revisadas por un auditor externo que será el mismo del Banxico, cuyo dictamen tendrá que enviarlo al Congreso y al Ejecutivo.

A los miembros del comité que actúen con dolo o mala fe se les fincará la responsabilidad civil, penal o administrativa que corresponda. En tanto que los empleados del Banxico operadores del fondo estarán sujetos al régimen de responsabilidades administrativas.

Contingencia

Ayer, Agustín Carstens dijo que la creación del fondo petrolero, como parte de la reforma energética, permitirá generar recursos que puedan ser utilizados en futuras contingencias y que sería un contrasentido gastarlos de manera inmediata.

Consideró que a través de la explotación de recursos naturales, hoy se usan ciertos activos que tiene el país “y si todo los recursos nos los comemos, por decir, hoy, las generaciones futuras no tendrán activos para su propio bienestar”.

Dijo que para que México se vaya creando una solidez fiscal independiente de los energéticos es muy importante que en la ley se establezca claramente esta separación entre  los ingresos adicionales y la capacidad de gasto inmediata que tenga el Estado.

“Mexican moment”

Carstens aprovechó el ambiente mundialista y al preguntarle si el llamado mexican moment ha sido afectado por la inseguridad, afirmó que éste “se ha venido reforzando gracias a nuestro portero (Guillermo)  Ochoa”, y realmente creo que ese es el momento que hay que vivir, hay que apostarle a Ochoa”.

Señaló que mecanismos similares al Fondo Mexicano de Petróleo para la Estabilización y Desarrollo ha probado sus bondades en cuando menos 26 países.

Dijo que si la reforma logra aumentar en 500 mil barriles diarios la producción de petróleo se podrá obtener recursos anuales por 0.5 por ciento del PIB, equivalente a 75 mil millones de pesos aproximadamente.