Preocupa al Banxico la situación en China

La Junta de Gobierno espera que el Banco Popular de ese país asiático mantenga los estímulos monetarios a su economía, en línea contraria con lo que pasa en otras latitudes.
Por segunda vez en dos semanas, Beijing decretó alerta roja por contaminación ambiental.
(EFE)

México

El Banco de México (Banxico) indicó que la volatilidad internacional, generada a partir del menor dinamismo de China, será un riesgo para la economía mexicana en 2016, principalmente por el descenso en la demanda de energéticos en el mundo.

“Persisten dudas sobre las perspectivas económicas y financieras de China, por lo que no se descartan nuevos episodios de volatilidad en los mercados financieros y de mayores caídas en los precios de las materias primas”, señaló el Banxico en las minutas de su reciente Junta de Gobierno.

La caída en los precios del crudo desplomó 37 por ciento anual los ingresos petroleros del gobierno mexicano entre enero y noviembre de 2015.

“Todos los integrantes (de la Junta de Gobierno) mostraron preocupación por el caso de ese país (China), al mencionar uno de ellos que el menor dinamismo de su actividad se hace cada vez más evidente”, revelan las minutas.

Las ventas al menudeo, la inversión fija y la producción industrial del país asiático muestran una tendencia a la baja.

El Banxico espera que el Banco Popular Chino continúe proporcionando estímulos monetarios a su economía en estos momentos de turbulencia, lo que acentúa la divergencia de posturas entre las principales economías a escala mundial.

Es decir, mientras Estados Unidos está restringiendo su política monetaria con la disminución de su tasa de interés al encontrarse en recuperación, China hace lo contrario para estimular su economía, situación que genera volatilidad en los mercados.

La política monetaria de China también estaría en dirección contraria a algunas economías emergentes que se “han visto en la necesidad de restringir su política monetaria ante la fuerte depreciación de sus monedas frente el dólar, a pesar de la fragilidad en sus economías”.

“En 2016, los mercados financieros enfrentarán varios factores de riesgo que podrían comprometer la estabilidad”, señaló el Banxico.

“Adicionalmente, preocupa el debilitamiento de la actividad económica de varias economías emergentes, particularmente de China, así como la caída de los precios de materias primas y el efecto negativo que esto podría tener sobre algunas economías”, advirtió.

Otro factor en el que China influye en la volatilidad internacional es que debilita la demanda externa de Japón, otra de las grandes economías mundiales que no han logrado apuntalar su crecimiento y registran una deflación en sus precios.

Respecto a las economías emergentes, todos los miembros mencionaron que la actividad económica siguió debilitándose, “en parte por la continua disminución de los precios de las materias básicas y la desaceleración de la economía china”, precisó el Banxico.

La mayoría de los integrantes de la Junta de Gobierno del banco emisor señaló que un ajuste “brusco” en la economía china es un foco de alerta, debido a la incertidumbre sobre si las autoridades de ese país impulsarán reformas estructurales o medidas contracíclicas.

Desacelera a emergentes

China fue un factor que desaceleró a economías emergentes en 2015, debido a que desde la década pasada experimentó un crecimiento superior de 10 por ciento y  actualmente se espera que crezca a un ritmo de 6 por ciento, continuando con el declive de demanda de materias primas a nivel mundial.

De esta forma países productores de bienes agropecuarios, metales y petróleo experimentarán caídas en sus ingresos, lo que presionará sus finanzas públicas. Una de las regiones más afectadas en 2015 fue America Latina, pues se espera que crezca apenas 0.2 por ciento, según la Cepal.

Algunos de los países que más resintieron la desaceleración de China fueron exportadores de petróleo como Brasil, del cual se espera una contracción de 0.4 por ciento, y Venezuela de 7 por ciento, según las últimas proyecciones de la Cepal.

En el caso de México, a pesar del declive petrolero que sufrió Pemex en 2015, la Cepal espera que la economía repunte 2.5 por ciento, principalmente por la diversificación de la economia hacia las manufacturas, así como a la estabilidad macroeconómica, que incluye un mayor control de su política fiscal, ante la disminución de los ingresos petroleros.  




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]