Políticas ambientales, a favor de republicanos en el Congreso de EU

Hay bajos niveles de aprobación para el presidente por EI, el ébola y la economía.
Campaña de Mitch McConnell en Kentucky.
Campaña de Mitch McConnell en Kentucky. (John Sommers/Reuters)

Washington

Los republicanos explotan la oposición de los rivales a las políticas ambientales de Barack Obama.

Las políticas ambientales del presidente Obama están aumentando las posibilidades de un triunfo de los republicanos para ganar el Senado, cuando el Partido Republicano ataca a los demócratas en los estados que producen petróleo y carbón.

En la competencia que ayudará a determinar el resultado de las elecciones de mañana para el Congreso, los candidatos demócratas se han esforzado por marcar su distancia del presidente en el tema del cambio climático, la energía alimentada por carbón, el ducto Keystone XL y la perforación de pozos petroleros.

Pero los republicanos están intentando minar los esfuerzos de los candidatos demócratas al relacionarlos con el presidente en los estados productores de energía como Kentucky, Virginia Occidental, Luisiana, Alaska y Colorado. En esos cinco estados, los candidatos demócratas tienen una desventaja ante sus rivales republicanos por entre 2 y 14 puntos, de acuerdo con un promedio de encuestas de RealClearPolitics, reforzando las predicciones de que los republicanos están a punto de volver a tomar el control del Senado.

Obama quiere que el medio ambiente sea una parte central de su legado, pero los republicanos lo acusan de darle a eso más importancia que a la economía. El presidente dijo este mes que sus políticas “estarán en las boletas electorales” la próxima semana, un comentario que los republicanos usaron alegremente contra los vulnerables demócratas.

El impulso electoral republicano refleja los bajos niveles de aprobación de Obama, las dudas sobre el manejo de su gobierno en la crisis del virus del ébola, los militantes islamistas de EI y el estancamiento de los ingresos de las clases medias, dijeron las encuestadoras.

Pero Terry Haines, director general de ISI Group, una firma de investigación de inversión, dijo que si los republicanos ganaban la mayoría en el Senado, en gran medida se debería a que los electores apoyan los trabajos del sector de energía en los estados productores de combustibles fósiles.

“La fuerza de los temas energéticos en estas competencias individuales es muy poco apreciado”, dijo. Los enfrentamientos repetidos que se han desencadenado entre los candidatos en los debates y en la publicidad de campaña fueron una medida de su importancia.

Un Senado controlado por los republicanos sería un duro golpe para los grupos ambientalistas liberales como NextGen Climate Action y League of Conservation Voters, que han gastado sumas récord este año atacando a los conservadores que se oponen a las acciones por el cambio climático.

Elecciones de medio término de EU 2014

Sumas récord de dinero están buscando un grupo cada vez menor de votantes indecisos cuando los demócratas buscan proteger su pequeña mayoría en el Senado, mientras los republicanos esperan consolidar su fortaleza en la Cámara.

Los republicanos necesitan ganar seis asientos para tomar el control del Senado

La industria del petróleo y el gas dice que la producción está en auge a pesar de Obama, y no gracias a él. Vin Weber, un ex congresista republicano, dijo: “La percepción de que esta es una administración que está en contra de los combustibles fósiles está creciendo”. Es un pecado a los ojos de los críticos tener un plan para combatir el cambio climático al imponer nuevos límites en las emisiones de gas de efecto invernadero para las plantas de energía, lo que dañaría al sector del carbón.

En Kentucky y Virginia Occidental, los dos principales estados productores de carbón, los candidatos demócratas al Senado se han opuesto a las reglas del cambio climático, pero los republicanos han ganado puntos al echarlos en el mismo saco que al presidente.

Mitch McConnell, el líder de la minoría republicana del Senado, quien enfrenta a Alison Lundergan Grimes por su escaño de Kentucky, dijo en un debate: “El mayor problema que tenemos es esta agenda de Obama para eliminar trabajos que apoya mi oponente”.

La hostilidad hacia la administración de Obama en Virginia Occidental es tan alta que el estado es visto como un triunfo seguro para los republicanos. Su candidata, Shelley Moore Capito, tiene una ventaja de 14 puntos frente a Natalie Tennant, su rival demócrata, en el promedio de las encuestas.

No obstante, la Casa Blanca afirma que es posible proteger el medio ambiente y expandir la economía. “En un nivel macro eso es cierto”, dice Weber. “Pero en los estados productores de energía tienen que elegir. Es un intercambio directo y cuesta puestos de trabajo”.

Un símbolo de largo tiempo de la política energética de la Casa Blanca es Keystone XL, un oleoducto propuesto que cubre desde Canadá hasta Estados Unidos y cuyo impacto ambiental la administración ha estado analizando durante seis años. En Luisiana, en donde las refinerías quieren procesar las arenas bituminosas de Canadá, Mary Landrieu, la candidata demócrata, ha criticado el retraso y dijo que utilizaría su “peso” como presidenta del comité de energía del Senado para lograr su aprobación. Los republicanos se preguntan por qué no ha logrado ya la aprobación.

5

Estados productores de energía en que los republicanos aventajan

6

Escaños que necesitan ganar los republicanos para controlar el Senado

14

Ventaja de la republicana Shelley Moore sobre Natalie Tennant en Virginia Occidental