Pokémon Go impulsa al mercado japonés

La fiebre mundial por el videojuego de realidad virtual eleva el valor de mercado Nintendo y da un respiro al índice Nikkei.
Varsovia no escapa a la fiebre, que incluso llegó al histórico campo de Auswitch.
Varsovia no escapa a la fiebre, que incluso llegó al histórico campo de Auswitch. (EFE)

Ponte en pie y sal para encontrar y atrapar Pokémon salvajes, es el mensaje que ha lanzado a la calle a miles de fans de Pokémon y de los videojuegos que, gracias a la aplicación Pokémon Go, buscan y capturan a más de cien especies de la saga de animación japonesa en ubicaciones reales.

En la calle, en casa, en el transporte público o en el trabajo, en cualquier sitio puede aparecer una de las pequeñas criaturas que han desatado la locura en todo el mundo. Tanto, que desde graphiq.com apuntan que los usuarios de la aplicación dedican más tiempo a Pokémon Go que a redes sociales como Instagram, Facebook o al servicio de mensajería WhatsApp.

“Pokémon Go es más que un simple videojuego o aplicación”, comenta Cristian Pastor, community manager del Gold Saucer Bar de Granada, punto de encuentro para aficionados a los videojuegos de la ciudad andaluza y, a la vista de la euforia generada por el juego de realidad aumentada de Nintendo, no le falta razón.

El videojuego ha impulsado las acciones de la firma a tal grado que incluso a propiciado un repunte en el índice Nikkei de la Bolsa de Valores de Japón. Todo en un par de semanas.

Los papeles de Nintendo cerraron en 16 mil 270 yenes el 8 de julio. El pasado viernes, alcanzaron una cotización de 28 mil 220 yenes, un crecimiento de 73.4 por ciento, pero incluso el pasado 19 de julio alcanzó un máximo de 31 mil 770 yenes, un crecimiento de 95.2 por ciento.

Gracias a este impulso, el Nikkei pasó de 15 mil 106.98 unidades el 8 de julio, a 16 mil 627.25 puntos el pasado viernes 22, un incremento de 10 por ciento, en un contexto de alta volatilidad en los últimos seis meses.

Efecto mundial

El adictivo entretenimiento, creado en la plataforma de juego del mundo real de Niantic, hace que el dispositivo móvil vibre cuando el usuario está cerca de un Pokémon, al que el jugador podrá intentar atrapar lanzando una Pokébola cuando apunte a su objetivo a través de la pantalla táctil de su teléfono inteligente.

Hasta ahora, Pokémon había utilizado escenarios reales como inspiración para crear las ubicaciones en las que se desarrollan los videojuegos, pero ahora el mundo real es el propio escenario, en el que además de las criaturas se pueden encontrar gimnasios y Poképaradas.

Estas localizaciones especiales en el juego, destacadas en el mapa que guía la búsqueda de los pequeños muñecos, generalmente están localizadas en los lugares o edificios más representativos de cada ciudad, y en ellas los jugadores pueden conseguir más Pokébolas y otros objetos para seguir avanzando en su aventura virtual.

Cristian Pastor apela a la nostalgia para justificar el furor por Pokémon Go, y recuerda que “gran parte de los que hoy en día tenemos 25-30 años hemos tenido una Gameboy y hemos jugado a la primera y segunda generación de Pokémon”.

“Aunque el fenómeno no se explicaría del todo sin la incorporación de nuevos jugadores que descubren este mundo”, apunta el experto.

La nostalgia también es una de las claves del éxito del juego para David Saiz, “fan de Pokémon desde el principio”, según comenta, y “enganchado” a este juego desde su lanzamiento, y en el que ya ha alcanzado el nivel 15 después de días de paseo por lugares de la capital de España en busca y captura de estas nuevas criaturas.

La Policía española ha emitido una serie de consejos para los jugadores a fin de evitar, tanto accidentes en la vía pública, como invasiones de espacios privados y otras situaciones de peligro derivadas del sistema de geolocalización del juego, que permite saber en qué lugar se encuentra el “entrenador Pokémon”.

Pero los accidentes no son el único peligro que afrontan los seguidores de Pokémon, “hay que tener cuidado con las aplicaciones falsas para robar los datos de los jugadores”, señala Rebeca Rodríguez, fan de Pokémon “sorprendida” ante el furor causado por el juego entre gente de diferentes edades, especialmente adolescentes de entre 12 y 18 años.

La realidad aumentada es lo que hace a “Pokémon Go un juego diferente a todos los demás”, señala Rebeca, para quien el éxito del último lanzamiento de Nintendo se debe a la posibilidad “de interactuar en el exterior”.

Caminar la ciudad

Este juego ha enganchado también a quienes se han acercado por primera vez a la saga Pokémon, como Patricia Fernández, que se descargó la aplicación y en apenas cuatro días ha alcanzado el nivel 7 del juego tras capturar a 107 de las criaturas virtuales, “sin apenas tiempo para jugar”.

Patricia, que comenzó “por curiosidad”, ahora sale a la busca de los muñecos con su novio Fabián, uno de los usuarios que ha sufrido un pequeño percance por estar más centrado en la realidad virtual del juego que en el mundo real y se golpeó con un árbol al intentar una captura.

“Es muy entretenido, te hace moverte por la ciudad y conocer sitios por los que seguramente no pasarías si no fuera por el juego, te fijas en cosas en las que antes no te fijabas”, dice Patricia.

“Es curioso que mi generación haya vuelto a tirar de esta locura para invertir su tiempo”, dice Alberto Mateos, un fan sevillano del universo Pokémon desde que apareció en 1999, y que durante el pasado fin de semana consiguió varios de los logros del juego.

“Gracias, Satoshi Tajiri”, concluye este seguidor de los personajes creados por el diseñador de videojuegos japonés, que protagonizan el fenómeno social del momento.