Pobre integración al nuevo régimen fiscal

El SAT reportó que al cierre de la primera quincena de marzo 3 millones 594 mil 265 ex Repeco han sido transferidos al RIF; solo 468 mil 856 son nuevos contribuyentes.
Pequeños contribuyentes han encontrado dificultades para mudar de sistema.
Pequeños contribuyentes han encontrado dificultades para mudar de sistema. (Mónica González)

México

Al cierre de la primera quincena de marzo se han sumado 4 millones 63 mil 121 contribuyentes al nuevo régimen de incorporación fiscal (RIF), informó el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

No obstante, el organismo recaudador dijo que 3 millones 594 mil 265 de las personas provienen del régimen de pequeños contribuyentes (Repeco) que migraron de manera automática al nuevo régimen, y solo 468 mil 856 empezaron a tributar este año, cifra equivalente a 11.5 por ciento.

En septiembre de 2013 cuando se propuso la implementación del régimen, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray Caso, indicó que alrededor de 2 millones de contribuyentes encontrarían atractivo sumarse al nuevo esquema, por los beneficios a otorgar.

En ese mes, el total de contribuyentes inscritos en el SAT sumaba 40 millones 630 mil, por lo que la cifra de quienes empezaron a pagar impuestos este año en el nuevo esquema apenas equivale a 1.15 por ciento.

El organismo que encabeza Aristóteles Núñez indicó que para incorporar a quienes antes tributaban como Repecos, el SAT ha dado pláticas informativas, puso a disposición en su portal —Crezcamos juntos— toda la información y tutoriales necesarios para adoptarlo y creó la herramienta Mis Cuentas para llevar el registro de sus ingresos y gastos.

"La autoridad fiscal reconoce la voluntad y confianza que han depositado muchos contribuyentes en el Estado mexicano, al incorporarse a este nuevo régimen y comprobar sus beneficios en el crecimiento o inicio de sus negocios y el bienestar de sus familias", señaló el SAT en un comunicado.

Subrayó que el régimen de incorporación fiscal es el inicio de una historia de miles de contribuyentes que apuestan por la formalidad y al cambio.

A decir de la dependencia federal, quienes hoy ya tributan bajo este esquema fiscal podrán acceder a beneficios como créditos para ampliar o desarrollar su negocio en condiciones preferenciales, acceso a la seguridad social de los trabajadores, así como descuentos en el pago del ISR, con el objetivo de impulsar el negocio y mejorar la calidad de vida de quienes lo integran.

Debido a que los pequeños comerciantes han encontrado dificultad para mudar al nuevo régimen, a finales de febrero el SAT otorgó una prórroga para que emitan su primera declaración, correspondiente al primer bimestre del año.

El SAT tiene casi 41 millones en su padrón de contribuyentes activos, de los cuales aproximadamente 63 por ciento son personas asalariadas, 33 por ciento personas físicas —en el cual se ubica el nuevo régimen de incorporación fiscal—, y el restante 4 por ciento personas morales.

No obstante, a decir de la Cámara de Comercio Servicios y Turismo en Pequeño (Canacope) de la Ciudad de México, el nuevo esquema tributario es complejo, así como la herramienta digital que ofrece el SAT.

El organismo empresarial dijo que la realidad del pequeño comercio es que no tienen la cultura de la utilización de herramientas digitales, puesto que solo uno de cada 10 negocios cuenta con computadora, mientras que el resto o no sabe llevar una contabilidad o la registra en cuadernos.

En la semana, el líder del organismo comercial, Gerardo López, dijo que ante la complejidad que representa mudarse de régimen fiscal, alrededor de 100 mil pequeños comerciantes en el Distrito Federal están analizando la posibilidad de darse de baja del SAT, antes de presentar la primera declaración, y empezar a operar en la informalidad.

Agregó que para que ocurra un cambio radical en la forma de pagar impuestos, las autoridades deben de considerar más tiempo, puesto que la modernización del pequeño comercio implica varios retos de adopción de tecnología y cambio de cultura.

Pasos para declarar

1. Entrar al portal del SAT con RFC y contraseña. 2. Registrar los gastos de los que solo tenga ticket o nota. 3. Considerar gasto deducible solo el respaldo con factura electrónica (CFDI) y solicitar el archivo digital.

4. Facturar cada bimestre las operaciones al público sin desglosar gravámenes. 5. Emitir notas por ventas mayores a 100 pesos. 6. Facturar con RFC del cliente con desglose del impuesto; conservar cinco años los archivos digitales de los CFDI que emita.

7. Llevar un control de impuestos que afecten sus operaciones de compraventa. 8. Pagar con cheque o tarjeta las compras mayores a 2 mil pesos. 9. inscribir al IMSS a los empleados.