Piden que nueva bolsa sea plaza para pymes

Para algunos expertos persisten dudas sobre las características que tendrá la institución busátil que operará Central de Corretajes, que apunta a iniciar el segundo semestre del año.

México

La inminente entrada en operaciones de la Bolsa Institucional de Valores (BIVA) es una gran oportunidad para que el mercado crezca en México y para su principal promotor presenta una oportunidad para subir a esa vitrina a las pequeñas y medianas empresas del país.

Asimismo, aunque analistas del sector expertos consideran que si bien la BIVA impulsará el crecimiento del mercado, estiman que éste aún es muy pequeño, por lo que hay dudas sobre las características que tendrá la institución bursátil.

En octubre de 2015, Central de Corretajes (Cencor) presentó a la Secretaría de Hacienda la solicitud de concesión para organizar y operar una nueva bolsa, cuyo nicho de mercado se orientará a las medianas empresas y requerirá de una inversión inicial de 320 millones de pesos, con capital local.

Santiago Urquiza, presidente de Cencor, comentó que es importante que el mercado se vuelva una plaza para pequeñas y medianas empresas, pues hay un universo bursátil potencial de más de 6 mil de éstas, y será una oportunidad para que crezcan.

Explicó que en México existe la necesidad de una segunda bolsa, ya que eso generaría mayor competencia y, por ende, costos más bajos para empresas, inversionistas e intermediarios.

Al respecto, el director de análisis y estrategia bursátil de Monex Casa de Bolsa, Carlos González, dijo a MILENIO que la BIVA resulta una propuesta diferente para diferenciarse de la bolsa actual; no obstante, el tema es si el mercado es suficiente para distribuirlo en dos instituciones. Explicó que en otros mercados hay exitosos modelos para la mediana empresa y es exitoso, y aunque en México se han creado mecanismos para su participación, con menos requerimientos que las grandes, falta difusión.

El directivo detalló que, por se deben encontrar figuras o incentivos para impulsar la participación de las empresas y más profundidad de los inversionistas.

“De lo contrario sucederá lo mismo que años atrás: serán compañías poco bursátiles, con escasa profundidad y resultarán de menor interés para los inversionistas o para fondos importantes”, dijo.

Para el director general de Actinver Casa de Bolsa, Fernando Pérez, en México el mercado existe, pero tiene que desarrollarse un poco más, por lo que la competencia de la Biva originará más oportunidades y precios más accesibles para todos, tanto para los emisores como para los inversionistas.

“Bienvenida la competencia en cualquier ámbito, no nada más en la parte de bolsa; en los bancos, en las empresas, eso enriquece mucho más a todos”, afirmó.

No obstante, Carlos González resaltó que las compañías, al tener una gran cantidad de requerimientos para entrar al mercado, es probable que se desmotiven, por lo que deben existir mecanismos que sean importantes tanto para las firmas como para los inversionistas.

Respecto a la tecnología con la que operará la BIVA, la nueva bolsa implementará la tecnología de operación X-Stream, del Nasdaq de Nueva York. Además, utilizará para vigilancia del mercado la plataforma Nasdaq-Smarts.

González comentó que no hay demasiados detalles en cuanto a la tecnología que tendrá la BIVA, pero considera que en ese mercado, que de por sí no es tan grande, Cencor tiene que ser mucho más competitivo, en todos los sentidos, tecnología, precio y servicios; “ese es el gran reto de la nueva bolsa”, indicó.

Se espera que en el primer semestre se tengan ya los permisos y que al segundo arranquen sus operaciones.

Urquiza dijo que en un primer momento los valores que se cotizarían en la BIVA serían de deuda y de capital, pues los productos derivados no son, por el momento, un objetivo, y en ella podrán operar nuevas emisiones como los títulos ya existentes en la BMV. “La intención es trabajar en conjunto para hacer el mercado de valores más accesible a más emisoras”, dijo.

De acuerdo con Economática, el valor de las firmas en la  BMV supera ya a las de la Bolsa de Sao Paulo (Bovespa), con 478 mil millones de dólares contra 471 mil millones, respectivamente. 

Esa oportunidad es la que ve Urquiza como relevante, pues aunque la idea de promover otra bolsa de valores no es nueva, no se pudo concretar por las crisis económicas que ha enfrentado el país. Pero para él,  la situación es diferente, pues en México existe estabilidad, lo que permite pensar en un proyecto de tal magnitud.

Agregó que la iniciativa responde al proceso de modernización que ha propiciado la reforma financiera recientemente aprobada, y estima que con la nueva institución bursátil se daría un crecimiento del mercado de 30 por ciento en los primeros dos años de operación (adicional al crecimiento natural del mercado), por los beneficios que conlleva un modelo de competencia entre bolsas de valores.  




[Dé clic sobre la imagen para ampliar]