Piden ingreso “ilimitado” de aerolíneas extranjeras

En destinos turísticos se debe eliminar la restricción de tres empresas internacionales, como ocurre en el aeropuerto de Cancún.
El mercado mexicano necesita mayor conectividad y asientos.
El mercado mexicano necesita mayor conectividad y asientos. (Jesús Quintanar)

México

Los grupos aeroportuarios del Pacífico (GAP) y del Sureste (Asur) afirmaron que es necesaria una política de mayor apertura de cielos y permitir el “ingreso ilimitado” de aerolíneas extranjeras al país.

Fernando Bosque, director general de GAP, enfatizó que pese a que las empresas mexicanas han realizado un esfuerzo por aumentar la conectividad, éste no ha sido suficiente, por lo que se requiere implementar la quinta libertad.

Con esta estrategia, una aerolínea extranjera puede volar, por ejemplo, de Los Ángeles a Monterrey, recoger pasaje y seguir a otro punto, como Río de Janeiro, Brasil.

Por su parte, Adolfo Castro, director general de Asur, señaló que en los destinos turísticos se debe quitar la restricción de que solamente tres empresas internacionales puedan llegar, como sucede en Cancún.

Con Estados Unidos tenemos restricciones de tres designadotes (aerolíneas que pueden llegar a México); se debería al menos crecer o ser ilimitado para Cancún. Tenemos en espera aerolíneas que desean volar a ese destino, pero ante la prohibición no pueden, señaló el directivo.

Hay que subrayar que la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) informó que planea tener una política de mayor apertura de cielos, al permitir la entrada ilimitada de empresas extranjeras e implementar la quinta libertad en algunos destinos, como Toluca, Estado de México.

“Es muy necesaria esa política; las aerolíneas nacionales han hecho un esfuerzo, pero no es suficiente, una quinta libertad a determinadas ciudades será muy útil al país y lo mismo la apertura más allá de tres designadotes”, afirmó el director general de GAP, Fernando Bosque.

“Nos va a beneficiar a todos, más a las personas que quieran viajar; va a poner un poco más de competencia y los aeropuertos se van a beneficiar al crecer el número de pasajeros”, enfatizó el directivo.

Bosque señaló que esas medidas las han propuesto al gobierno desde hace tres años, ya que desde la salida de varias aerolíneas a partir de 2009 el mercado mexicano necesita mayor conectividad y asientos.

El director general de Asur señaló que otra restricción que se debe quitar es el trámite legal que deben hacer las aerolíneas extranjeras cuando desean aumentar la frecuencia de un vuelo.

Respecto a la inquietud de si abrir los cielos afectará a las empresas nacionales, Bosque afirmó que es una “falacia”, ya que con la entrada de más aerolínea extranjeras se fomentará el mercado interno, al contratar tripulación del país y hacer su mantenimiento en los talleres que se ubican en diversos estados.

“No se debe proteger un determinado nicho de mercado para unos privilegiados y que las tarifas, por no haber más competencia, sean más alta y solo puedan utilizar esos servicios un grupo poblacional pequeño”, enfatizó el directivo.

Los directivos de Asur y de GAP afirmaron que sus aeropuertos tienen capacidad de sobra para atender un mayor ingreso de empresas extranjeras.

En Cancún las pistas tienen una capacidad de 30 millones de pasajeros y ahora solo se maneja una cifra de 16 millones, indicó Castro.

“Estamos ampliando todos los aeropuertos, en Puerto Vallarta nos sobra espacio y en Los Cabos y Tijuana vamos a incrementar otras cuatro posiciones para las aeronaves”, concluyó.