Piden empresarios un “TLCAN plus”

Las reformas aprobadas en México y el auge energético que viven Estados Unidos y Canadá, bases para pasar a una integración más productiva, dice Gutiérrez Candiani.
Es necesario un relanzamiento para superar la fase de “relativo estancamiento”.
Es necesario un relanzamiento para superar la fase de “relativo estancamiento”. (René Soto)

México

A un día de que se cumplan 20 años de su entrada en vigor, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte se encuentra en una fase de “relativo estancamiento”, por lo cual es necesario replantearlo, fortalecerlo y relanzarlo como “TLCAN plus”, afirmó el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

“Se han cumplido objetivos centrales, como estimular el comercio y la inversión, pero el TLCAN ha entrado a una fase de relativo estancamiento. Precisamente en el vigésimo aniversario es el momento oportuno para replantearlo”, afirmó el presidente del organismo empresarial, Gerardo Gutiérrez Candiani.

Indicó que las reformas aprobadas este año en México, así como el auge energético que viven Estados Unidos y Canadá, países con los que se firmó el convenio, significan la constitución de una plataforma que pueda contribuir a pasar de una integración comercial a una integración más productiva.

“En energía queremos que el desarrollo que se detonará en México entre en sinergia con la revolución que tiene lugar en este ámbito en Estados Unidos y Canadá. Desde luego hay que mejorar la interconexión eléctrica y de ductos”, puntualizó.

Gutiérrez destacó que para dinamizar la relación productiva es necesario trabajar más a fondo en facilitar el comercio con procedimientos más rápidos y armonización regulatoria, así como avanzar en el reconocimiento de normas técnicas, ventanas especiales y trato preferencial recíproco entre agencias de comercio de los países del TLCAN.

Además, el líder empresarial dijo que es necesaria la inversión en infraestructura, sobre todo en la zona fronteriza, así como agilizar el transporte terrestre, marítimo y aéreo, con procesos aduanales más eficientes, puesto que mientras el comercio se ha multiplicado por siete, el número de cruces fronterizos se mantiene prácticamente estancado.

“Hay diversos frentes en los cuales los resultados han quedado cortos frente a las expectativas y el potencial. En el periodo de vigencia del TLCAN el crecimiento promedio anual de nuestras exportaciones ha sido superior a 10 por ciento anual, pero el del producto interno bruto no alcanza 3 por ciento”, agregó.

Dijo que el grueso de la planta productiva no se ha podido insertar en la dinámica, y que la brecha de productividad entre nuestro sector externo y el resto de la economía, lejos de acortarse, se ha ampliado.

Ligado a lo anterior, indicó que la implementación de todas las cláusulas se completó hace cinco años, y el entorno mundial, regional y de los países miembros ha cambiado respecto al que regía en 1994, lo cual provocó que América del Norte perdiera competitividad, al pasar de una participación de mercado de casi 19 por ciento en el comercio mundial en 2000, a una de menos de 13 por ciento en la actualidad.

El presidente del CCE puntualizó que ahora el momento es idóneo para avanzar en un mejor esquema de integración, puesto que este año, tanto México como EU anunciaron una nueva fase en la relación bilateral, al colocar el desarrollo económico en el eje de sus agendas.

Gutiérrez Candiani reconoció que en los últimos 20 años, gracias al acuerdo, la industria manufacturera ha quintuplicado sus exportaciones, para ocupar el lugar 16 en el mundo por su valor, superando al resto de América Latina en su conjunto.

Además, recordó que el intercambio comercial con Estados Unidos representa actualmente más de mil 400 millones de dólares por día y la inversión directa entre los dos países se sextuplicó, esto gracias al TLCAN.

“Si bien nuestro país es mucho más dependiente del comercio bilateral, puesto que 78 por ciento de nuestras exportaciones van a Estados Unidos, somos el segundo comprador en el mundo de sus productos y servicios y, por el otro lado, las tendencias apuntan a que pronto desplazaremos a China como su primer proveedor externo”, opinó el líder del CCE.

Claves

Amplia brecha

-El gremio empresarial destacó que para dinamizar la relación es necesario avanzar en el reconocimiento de normas técnicas, ventanas especiales y trato preferencial recíproco.

-Además, se requiere la inversión en infraestructura, sobre todo en la zona fronteriza, así como agilizar el transporte, con procesos aduanales más eficientes, puesto que mientras el comercio se ha multiplicado por 7, el número de cruces fronterizos se mantiene prácticamente estancado.

-El grueso de la planta productiva no se ha insertado en la dinámica, por lo que la brecha entre el sector externo y el resto de la economía, lejos de acortarse se ha ampliado.