Analistas prevén que el PIB crezca 2.5% o menos en 2016

Especialistas coincidieron en que los riesgos previstos para la economía mexicana se están cumpliendo, por lo cual es probable que el país crezca menos de lo esperado.
La producción petrolera es uno de los temas que sigue preocupando a los analistas al pensar en la economía mexicana hacia 2016.
Para Rodolfo Navarrete, el impacto más importante de la disminución en los precios del petróleo se da en el tema fiscal.

Ciudad de México

Los riesgos previstos que podían mermar el dinamismo de la economía nacional se están concretando, y ahora es probable que el país crezca menos de lo esperado, coincidieron varios especialistas.

Al participar en el foro Bloomberg: Tendencias y Perspectivas Económicas de México, un grupo de economistas coincidió en que el riesgo más palpable que se ha concretado es la caída de los precios del petróleo, lo cual ya afecta las finanzas públicas.

“Los riesgos que temíamos ya se están materializando, el petróleo ya se cayó y ahí hay que actuar”, apuntó Rodolfo Navarrete, director de análisis y estrategia de inversión de Vector Casa de Bolsa.

Otros peligros que se veían y ya han llegado, añadió el especialista de la firma inanciera, son el alza de tasas de interés, la depreciación del peso frente al dólar —debido a una volatilidad que se extenderá por mucho tiempo— y la desaceleración económica de China.

Por su parte, Carlos Capistrán, economista en jefe para México de Bank of América Merrill Lynch, destacó que el riesgo latente es que el país crezca menos de lo pensado originalmente, inclusive puede ser igual o menos de lo que se logró en 2015. 

Respecto al tipo de cambio, aseguró que la depreciación del peso no ha afectado a la economía y ha ayudado a que no haya impacto en los bolsillos de las familias.

Jimena Zúñiga, economista para América Latina de Bloomberg Intelligence, estimó que en 2016 México crecerá 2.5 por ciento; sin embargo, aceptó que hay problemas que aumentan los riesgos a la baja y es probable que sea solo cerca de 2 por ciento.

Bank of America y Vector Casa de Bolsa prevén un crecimiento de 2.5 y 1.8 por ciento, pero con riesgo de una convergencia hacia abajo.

Para Rodolfo Navarrete, el impacto más importante de la disminución en los precios del petróleo se da en el lado fiscal, pero también se refleja en la producción nacional y en la balanza comercial, factores que hacen que la economía se alente aún más.

En el contexto de bajos precios del crudo, los especialistas coincidieron en estar preocupados por el futuro de Petróleos Mexicanos, dado que continúa con un deterioro financiero importante y no se ve que haga algo para hacer más eficiente su operación.