Pfizer-Allergan, un acuerdo que dará vida a "megafusiones"

Las farmacéuticas pueden hacer convenios porque están dispuestas a  vender, como accionistas dan apoyo y es benigno el entorno de financiamiento, afirma Lloyds Banking Group.
La dueña de Viagra busca comprar a la de Botox.
La dueña de Viagra busca comprar a la de Botox. (Reuters)

Londres y Nueva York

Si, como la mayoría de los inversionistas espera, Pfizer sigue adelante con una adquisición de Allergan por 150 mil millones de dólares (mdd) después de varias semanas de negociaciones amistosas, esto marcará un nuevo pináculo para un intenso año de acuerdos en todo el sector farmacéutico.

Allergan, el fabricante de Botox, ya participó en más de 110 mil mdd en acuerdos en los últimos 12 meses, y Pfizer acaba de terminar una adquisición de 17 mil mdd por Hospira, y no logró concluir su oferta de adquisición de AstraZeneca por 100 mil mdd.

Junto con otra serie de acuerdos crearon el periodo más vigoroso de fusiones y adquisiciones entre las farmacéuticas desde el cambio de siglo, cuando Pfizer compró Warner-Lambert y GSK Wellcome en combinación con SmithKline, para crear GSK. La adquisición de Allergan sería más grande que esos dos acuerdos y todos los demás desde entonces.

“Es la tormenta perfecta”, dijo a Financial Times Philipp Gutzwiller, director de banca para el sector salud de Lloyds Banking Group, en una conferencia de biofarmacéuticos la semana pasada. “Las empresas farmacéuticas pueden hacer acuerdos porque están dispuestas a vender, como accionistas dan apoyo... y hay un entorno de financiamiento benigno”.

Hubo muchos tipos de acuerdos en esta lapso. La venta de Allergan de su unidad de medicamentos genéricos a la israelí Teva reflejó la consolidación en la parte de menor margen en la industria. La compra que realizó AbbVie, en 21 mil mdd, por Pharmacyclics fue la más grande de una ola de adquisiciones opcionales de biotecnología para reforzar la innovación.

Sin embargo, la alianza de Pfizer-Allergan, que se puede anunciar en unos cuantos días, según personas familiarizadas con la situación, será la primera combinación a gran escala entre dos de los 20 principales grupos farmacéuticos desde que Pfizer adquirió Wyeth, y Merck adquirió Schering-Plough en 2009.

¿Eso puede estimular más megafusiones si los rivales sienten la amenaza de una superpotencia más grande de la industria?

Uno de los principales motores de impulso detrás del debatido acuerdo son los grandes ahorros fiscales que puede obtener Pfizer al trasladar su domicilio a Irlanda, donde tiene su sede Allergan. Esto puede dejar que decenas de miles de millones de dólares del dinero del extranjero de Pfizer quede fuera del alcance del Servicio de Impuestos Internos de EU y su tasa de 35 por ciento.

Otros grandes fabricantes de medicamentos de EU, entre ellos Johnson & Johnson, Merck y Amgen, se benefician de igual manera con la llamada “inversión fiscal” con empresas en el extranjero, y esto quedará en desventaja si Pfizer compra Allergan.

GSK rechazó una oferta provisional de adquisición de Pfizer en los últimos meses, de acuerdo con personas familiarizadas con el asunto, y el grupo del Reino Unido todavía puede demostrar que es tentador para otros postores estadunidenses. Lo mismo aplica para AstraZeneca.

Sin embargo, hay razones para creer que Pfizer-Allergan probablemente siga como una excepción a la regla. Merck descartó una inversión, mientras que J&J se abstuvo de la crítica estridente del código fiscal de EU que frecuentemente hace Ian Read, presidente ejecutivo de Pfizer.

En parte, eso se debe a que los ejecutivos de ambas compañías son más optimistas que Pfizer, de que EU se va a embarcar en una reforma después de las elecciones presidenciales del próximo año. Amgen, que cuenta con casi la totalidad de sus 30 mil mdd en efectivo fuera de EU, está a la espera de un acuerdo en Washington, según personas cercanas al grupo.

Por el contrario, Read no está dispuesto a esperar, en parte debido a que un calendario a largo plazo puede frustrar su planes para una posible división de Pfizer. Los analistas creen que quiere Allergan como una forma de reforzar la cartera de innovación de medicamentos de Pfizer antes de que lo separe de su operación de lento crecimiento de medicamentos genéricos.

Como tal, el acuerdo, si sucede, a largo plazo puede ser menos una prueba del regreso de las megafusiones y más un avance hacia modelos de negocios con mayor enfoque. Las señales de Sanofi, de que tal vez venda o divida su unidad de salud animal, trajeron un recordatorio de que las desinversiones son una parte casi tan importante en el auge de los acuerdos como las adquisiciones.

“El tamaño por el solo hecho del tamaño no es lo que se necesita”, dice David Redfern, director de estrategia de GSK, que en marzo terminó un intercambio de 20 mil mdd en activos con Novartis. “Necesitas la masa crítica en las áreas terapéuticas centrales... pero el criterio no es solo ser una enorme empresa farmacéutica”.

Incluso si al acuerdo de Pfizer-Allergan no le siguen más inversiones, el aumento general de fusiones y adquisiciones parece que va a continuar. El mes pasado, J&J dijo que está abierto a ofertas de “cualquier tamaño”, y Amgen busca una adquisición hasta de 10 mil mdd, de acuerdo con personas familiarizadas con el asunto. Los otros grupos principales de biotecnología —Gilead, Biogen y Celgene— también se consideran ampliamente como que están en la búsqueda de activos que impulsen el crecimiento.

“Elegimos áreas donde podemos jugar a ganar”, dijo Shaun Grady, director de desarrollo de negocios de AstraZeneca, que este mes compró a la estadunidense ZS Pharma en 2 mil 700 mdd. “Esto da un empuje a las fusiones y adquisiciones porque todos estamos dispuestos a pagar... una prima estratégica para obtener una ventaja”.

150 mil mdd

Valuación de la venta de Allergan a Pfizer luego de varias semanas de conversaciones amistosas, algo que marcará un parteaguas en la industria farmcéutica, según analistas

17,000 mdd

Monto por el que Pfizer acaba de terminar una adquisición por Hospira; no logró concluir su oferta de adquisición de AstraZeneca