Petroprecios, bolsa y peso, en línea negativa

El fantasma de caer o al menos estar al filo de un precipicio fiscal se empieza a vislumbrar; no se descarta un ajuste presupuestal: analistas.

México

La Bolsa Mexicana de Valores y la paridad del peso mantuvieron un arranque negativo de año al cerrar su segunda jornada consecutiva con pérdidas ante un entorno global en el que incide la caída en los mercados del petróleo, la continua fortaleza del dólar y la aversión al riesgo en Europa por las próximas elecciones en Grecia.

De acuerdo con información de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) finalizó la sesión de ayer con un descenso de mil 16.10 puntos,  es decir, perdió 2.41 por ciento respecto al cierre previo, colocándose en 41 mil 99.37 unidades.

Con este desliz, el IPC marcó su nivel más bajo desde el cierre del 17 de diciembre. En las dos primeras jornadas de 2015, la bolsa acumula una pérdida de 4.8 por ciento, el mayor resbalón bursátil en un arranque de año desde 2000, cuando tras dos días de operaciones hubo una caída en el IPC de 6.42 por ciento.

La firma Consultores Internacionales señala que el principal impacto es para las finanzas públicas, por lo que no descartan para este año la posibilidad de recortes o al menos ajustes presupuestales. “Así, el fantasma de caer o al menos estar al filo de un precipicio fiscal se empieza a vislumbrar”.

Entre los factores para el desempeño negativo, los analistas atribuyen la incertidumbre por la caída en el precio del petróleo, las inminentes minutas de la Reserva Federal de EU y como las elecciones en Grecia.

Analistas de Invex agregan que también es consecuencia de que Irak, el segundo productor petrolero de la OPEP, planea alcanzar máximos de exportación de crudo este mes de 3.3 millones de barriles por día. Durante diciembre, el país exportó 2.94 millones, cifra récord desde 1980. Adicionalmente, la producción de Rusia aumentó 0.3 por ciento en diciembre, alcanzando máximos, al producir 10,667
millones de barriles diarios.

En EU, la exportación de petróleo aumentó a 9.14 millones de barriles por día en la semana que terminó el 12 de diciembre, la mayor cantidad desde que inició la recopilación de datos en 1983 por parte de la Administración de Información de Energía.

En cuanto al tipo de cambio, según Gabriela Siller, directora de análisis económico-financiero de Banco Base, el peso cerró la sesión como la divisa más depreciada entre los principales cruces frente al dólar, al perder 0.67 por ciento, o 9.9 centavos, al cotizar alrededor de 14.94 pesos por dólar.

En ventanillas, el billete verde llegó a venderse en 15.24 pesos por unidad en Banamex y 15.23 en Bancomer. Con ello, el peso llegó a su peor nivel desde marzo 11 de 2009, cuando cerró en 15.08 por dólar.

 En cuanto al crudo, la mezcla mexicana cayó 7.3 por ciento con relación al cierre previo, al cotizarse en 41.52 dólares por barril. Según datos de Pemex, ha perdido 33.6 por ciento de su
valor desde el 1 de diciembre de 2014.

Sin “boquete” en finanzas públicas

Las coberturas petroleras y la reserva especial que creó el gobierno federal ponen a salvo a las finanzas públicas de un boquete en los ingresos por la caída de los precios del petróleo en los mercados internacionales, aseguraron analistas.

La preocupación, dijeron, no es para este año, sino por lo que sucederá a partir de 2016 si persiste el descenso de los petroprecios y su efecto en el déficit fiscal y el gasto, advirtieron.

Recordaron que se compró una cobertura que solo protege parte de los ingresos petroleros, pero hay una reserva en el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP) por 7 mil 944 millones de pesos (mdp).

Los datos más recientes disponibles al tercer trimestre de 2014 indican que en el FEIP hay un total de 50 mil (mdp), que son recursos que se integran con los ingresos excedentes petroleros.

Luis Adrián Muñiz, subdirector de análisis de Vector casa de bolsa, dijo que este año que comienza no se tendrá una importante afectación directa por la baja en los crudos, porque los ingresos están garantizados.

El reto fiscal es 2016, porque, de persistir el descenso en los petroprecios, el gobierno federal tendrá que presupuestar una cotización menor de la mezcla mexicana de exportación para el próximo año, lo que implicará no gastar igual, señaló.

“Si en 2016 se pone un precio menor al de este año, tienes dos caminos: bajas el gasto o subes el déficit; lo cierto es que enfrentaremos un escenario de restricción del gasto”, estableció.

Lo mejor, confió, es que se recuperen los petroprecios a lo largo del año porque, de lo contrario, surgirán otras repercusiones como un déficit en la balanza petrolera que haga más amplio el saldo negativo en la cuenta corriente que, si bien está en niveles financiables de 3 por ciento del PIB, de seguir subiendo ese déficit “será una mala noticia para México”.

El director de estrategia de Actinver, Ernesto O’Farrill, coincidió en que el problema se verá hacia delante con el déficit fiscal. “Deberían pensar en una estrategia fiscal ofertista que impulse la inversión y el empleo”, recomendó.

Los estados y municipios también sufrirán por esta situación, porque se les reducirán los recursos que les transfiere la Federación.

La directora de la consultoría ARegional, Flavia Rodríguez, dijo que si bien las entidades federativas y municipios están protegidos con su propio fondo de estabilización, esos recursos podrían no ser suficientes.

Oposición pide acciones

Ante el difícil contexto financiero a escala local e internacional, Miguel Alonso Raya, coordinador del PRD en la Cámara de Diputados, emplazó al gobierno federal a explicar con claridad las acciones previstas ante la caída del precio del crudo.

Raya dijo que la administración del presidente Enrique Peña Nieto no debe cruzarse de brazos “ni esperar a que baje el espíritu santo”.

Por su parte, Juan Bueno Torio, viceccordinador del PAN en la Cámara reconoció que el Presupuesto de Egresos de la Federación está blindado contra la depreciación del crudo mexicano en los mercados internacionales.

Sin embargo, el legislador panista instó al gobierno a reducir los costos de la gasolina y rectificar su reforma fisca para alentar el crecimiento económico y la generación de empleo.

 

Con información de: Fernando Damián



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]