Petrobras utilizó bancos suizos en el escándalo de sobornos

A cambio de acuerdos de negocios, diversas cuentas fueron usadas para lavar 100 millones de dólares.
Sede de la firma energética en Río de Janeiro.
Sede de la firma energética en Río de Janeiro. (Sergio Moraes/Reuters)

Sao Paulo y Ginebra

Los documentos que publicó el tribunal brasileño esbozan el presunto uso de cuentas en bancos suizos para pagar sobornos en el escándalo de Petrobras.

Pedro Barusco, ex ejecutivo de la petrolera y testigo clave en lo que se convierte en el mayor caso de corrupción en Brasil, dijo en una declaración que presentó ante la corte de Paraná que lavó aproximadamente 100 millones de dólares de sobornos y lo hizo parcialmente a través de una serie de cuentas en bancos en Suiza.

Afirmó que esos incluyen a Bank Safra, en el que abrió varias cuentas “con la ayuda” de Julio Faerman, un consultor de la industria de gas y petróleo con sede en Brasil, y Denise Kos, ex ejecutiva del banco.

Los fiscales brasileños que investigan el escándalo de Petrobras afirman que los ex ejecutivos de la compañía y los políticos —en su mayoría de la coalición gobernante actual— se coludieron con contratistas del grupo de energía para recibir millones de dólares en sobornos a cambio de acuerdos de negocios.

Esta semana la oficina de la fiscalía general de Brasil busca el permiso de la corte suprema para investigar a 54 personas, la mayoría políticos. En Brasil solo el tribunal supremo puede realizar cargos penales contra los congresistas en funciones.

El presunto uso de cuentas de bancos suizos en el caso de Petrobras impulsa los esfuerzos de Brasilia para investigar las acusaciones de evasión fiscal por parte de sus ciudadanos en la unidad suiza de HSBC. Esto se da después de las investigaciones que realizaron los fiscales el mes pasado en las oficinas del banco inglés en Ginebra, por las acusaciones de evasión fiscal de clientes ricos en la división de banca privada de Suiza.

“Brasil aparece en el cuarto lugar en el número de personas con cuentas en HSBC en Suiza”, dijo Aécio Neves, líder del partido de oposición PSDB, quien llama a una investigación del Congreso sobre el asunto.

Los fiscales brasileños y suizos cooperan desde abril del año pasado en una investigación criminal sobre lavado de dinero que se relaciona con Petrobras, dijo la oficina del fiscal general de Suiza.

“Como la investigación está en curso, la oficina del fiscal general no puede ofrecer ninguna información adicional”, dijeron las autoridades suizas.

En su declaración ante la corte, que se hizo como parte de un acuerdo de indulgencia con los fiscales, Barusco dijo que abrió una cuenta en el Republic Bank en Suiza en 1997, pero cambió a BBA Creditanstalt y después a Bank Safra, en el que abrió una cuenta en 2003.

Un formato para conocer al cliente y abrir una cuenta en Bank Safra, que se presentó en el tribunal de Paraná junto con la declaración de Barusco, supuestamente la firmó Kos.

En el documento no se nombra directamente a nadie como titular de la cuenta. Pero la descripción que aparentemente dio del beneficiario de ésta —que tenía el número 601244— concuerda con Faerman.

En su declaración, Barusco acusó a Faerman de que pagó los sobornos a nombre de los contratistas de Petrobras. Los sobornos presuntamente se pagaron en la cuenta 601244.

Barusco dijo que también abrió otras cuentas en Bank Safra a nombre de empresas fantasmas, como Tropez y Dole Tech, para recibir los sobornos.

En el formato de “conoce a tu cliente” para Dole Tech, que al parecer completó Kos, no se nombra a nadie directamente como titular de la cuenta. Pero la descripción del beneficiario también parece referirse a Faerman.

Barusco dijo en su declaración que Kos “visitaba periódicamente Brasil” y lo conoció a él y a otros clientes cuando ella trabajaba en Safra y después cuando se cambió a Lombard Odier.

Barusco dijo que abrió cuentas adicionales en Safra y otros bancos con operaciones en Suiza, que incluyen a PKB, Royal Bank of Canada, Cramer Bank, Pictet, Julius Baer, Lombard Odier y, con su esposa, HSBC.

Otros protagonistas en el escándalo de Petrobras —entre ellos Paulo Roberto Costa, ex ejecutivo del grupo de energía que se convirtió en testigo de la fiscalía— también admitiero que utilizaron cuentas en bancos suizos.

Bank Safra en Suiza, que ahora se conoce como J Safra Sarasin, se negó a dar comentarios. Kos no estaba disponible. Faerman negó que haya pagado sobornos.

Pictet, Lombard Odier y Julius Baer se negaron a comentar. PKB, Cramer, Royal Bank of Canada y HSBC, que compró Republic Bank, no respondieron a la solicitud de comentarios.

Itaú BBA, un banco brasileño, compró BBA Creditanstalt. Itaú BBA dijo que nunca tuvo operaciones en Suiza y para otras cosas no quiso hacer comentarios.

El escándalo de Petrobras plantea preguntas incómodas para la industria bancaria suiza que invierte para mejorar su reputación, dijeron los analistas.

“Esto no llega en un buen momento para ellos (los banco suizos)”, dijo Guenther Dobrauz, de la firma de contabilidad PwC en Zurich. “No queda un solo banco suizo que conscientemente intente ganar dinero de esa forma. Ya no hay donde esconderse”.