Pese a amenazas de Trump, Ford invertirá más en México

El gobierno de San Luis Potosí ofrece apoyos por mil 27 millones de pesos para que la firma se establezca en el estado, dicen funcionarios locales.

México y San Luis Potosí

Ford confirmó que invertirá  mil 600 millones de dólares en una nueva planta de automóviles compactos en San Luis Potosí, con la generación de 2 mil 800 empleos directos para 2020.

En un comunicado, la armadora dio a conocer que los trabajos de construcción de la planta iniciarán este verano y se planea que los nuevos vehículos salgan de la línea de producción en 2018.

El anuncio se da en un contexto en el que Donald Trump, aspirante a la candidatura presidencial del Partido Republicano de EU, ha criticado las acciones de Ford en México como un atentado a los trabajadores estadunidenses. El magnate  ha prometido que si gana la contienda cobrará un impuesto hasta de 35 por ciento a cada vehículo que Ford fabrique en México y exporte al norte del río Bravo.

Ante esta decisión de la empresa con sede en Detroit, Trump dijo que se trata de “una desgracia absoluta” y que dichas transacciones  “ridículas” aniquilan empleos.

Por su parte, la UAW, que sindicaliza a los trabajadores de la industria automotriz de EU (históricamente alineada al  Partido Demócrata de su país), emitió un comunicado en el que calificó el plan de Ford de “muy desconcertante”. Replicando el discurso de Trump, dijo que la inversión de la armadora debería destinarse a crear empleos en su país de origen.

El presidente de Ford para el continente americano, Joe Hinrichs, reiteró en diversas entrevistas lo que afirmó en una charla con MILENIO cuando anunció inversiones en Chihuahua y Sonora el año pasado: “México ha mejorado en sus costos en mano de obra, en cadenas de suministro en logística y destacan los apoyos del gobierno”. Según Hinrichs, esto se integra en la huella global de manufactura de Ford como una base de embarques a muchos países con los que tiene acuerdos comerciales.

Aunque Ford no detalló qué modelos producirá en su planta potosina, cabe mencionar que desde el año pasado detuvo el armado de los modelos Ford y C-Max (híbridos) en sus instalaciones de Michigan, mismos que se podrían retomar en el Bajío.

Si bien Hinrichs no ha dicho si tales vehículos se construirán en San Luis Potosí, su mensaje es que la empresa busca las mejores opciones para construir vehículos de bajo margen a bajo costo.

En este sentido, Armando Soto, director general de la consultora Kaso y Asociados, dijo que los niveles de exigencia global obligan a las empresas a buscar locaciones atractivas en costos de producción y menores precios de logística. “Por ello, Ford amplía su presencia en el país”, afirmó.

Las ventajas de colocar la planta en México, comparadas con Canadá y Estados Unidos, explicó Soto, son tanto en costos como en tipo de cambio, pues solo la depreciación del peso frente al dólar pudo haber abaratado los costos entre 15 y 20 por ciento; aunado a las ventajas en sueldos y salarios, así como a la proveeduría que existe en el país

Ford es la séptima marca en ventas de autos en México; en el primer trimestre del año colocó 20 mil 728 unidades, un avance de 2.4 por ciento comparado con igual periodo de 2015.

En el primer bimestre del año, de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, Ford tuvo un alza de 16.6 por ciento en su producción en México comparada con igual periodo de 2015, al ensamblar 81 mil 664 unidades.

De los autos que arma en el país, 96 por ciento es para venta externa, pues de 81 mil 664 unidades exportó en el primer bimestre 78 mil 736, lo que significó un aumento de 17 por ciento respecto a igual periodo de 2015.

Apoyo mediante incentivos

El gobierno potosino informó que apoyará la inversión de Ford con incentivos económicos y fiscales por mil 027 millones de pesos. El secretario
de Finanzas, José Luis Ugalde dijo que este monto se financiará a través del fortalecimiento de los ingresos propios, los resultados de los programas de disciplina financiera que están en proceso y mediante apoyos que otorgará la Federación. Por ello, refirió, no se contempla contratar deuda.

Ugalde explicó que “el pago de estos recursos se realizará en un periodo de 2 años, ya que se pretende cubrir 50 por ciento durante este año
y el resto en 2017”.

Entre los incentivos para Ford está la exención de 10 años de impuesto sobre nómina por parte del gobierno estatal, mientras que el ayuntamiento otorgará 10 años de impuesto sobre predial y exentará los impuestos de construcción, “todo ello en materia de exenciones de obligaciones fiscales”, dijo el funcionario.

Y el secretario de Desarrollo Económico, Gustavo Puente detalló que la planta estará en un terreno de 280 hectáreas, de las cuales 220 serán adquiridas por el gobierno estatal, por lo que se gestionará ante el Congreso del estado la donación correspondiente. Las 60 hectáreas restantes serán un donativo que el parque industrial WTC II realizará al ayuntamiento de Villa de Reyes.

El anuncio, en EU: economía

El titular de Economía, Ildefonso Guajardo, dijo que la decisión de Ford de ampliar su huella manufacturera en México se hizo mediante un “anuncio público obligatorio que marca la ley de valores de los Estados Unidos”. Asimismo, declinó comentar por qué el gobierno mexicano no hizo un pronunciamiento sobre la inversión (como sí lo ha hecho en otras ocasiones en diversas industrias) debido al proceso electoral en EU.

“Desconozco las motivaciones del corporativo de Ford dentro el esquema de cumplimiento de sus obligaciones del mercado de valores de Estados Unidos”, afirmó.

En cuanto a si hay avances en el tema de la armadora coreana Kia Motors y las fricciones con el gobierno de Nuevo León, Guajardo reiteró que el gobierno de la República seguirá facilitando el diálogo y urgió a las partes a flexibilizar sus posturas.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]