Pyme regia casi en quiebra acusa influyentismo en Pemex

David Ramírez Hernández, dueño de Kemed Construcciones, señaló que la empresa CCC Fabricaciones y Construcciones le debe 36.5 millones de pesos.
David Ramírez Hernández, dueño de Kemed Construcciones, SA de CV.
David Ramírez Hernández, dueño de Kemed Construcciones, SA de CV. (Foto: Carlos A. Rangel)

Monterrey

La virtual quiebra de una empresa mediana subcontratista de un proveedor de Pemex, pone al descubierto presuntas irregularidades en el proceso de licitación, influyentismo, despilfarro económico y nula transparencia en la red de proveeduría subcontratada por CCC Fabricaciones y Construcciones SA de CV, compañía designada sin licitación pública por Petróleos Mexicanos como su proveedora en servicios diversos.

David Ramírez Hernández, dueño de Kemed Construcciones, SA de CV, una de las 16 Pymes subcontratistas de CCC Fabricaciones y Construcciones, dijo que esta situación tiene a su empresa casi al borde de la quiebra.

Kemed Construcciones, de capital regiomontano con 18 años de operar en el sector de montacargas eléctricos y de combustión, oficinas móviles y generadores eléctricos para la industria petrolera y manufacturera del país, fue subcontratada por CCC Fabricaciones y Construcciones SA de CV.

Su relación como subcontratista inició en el 2012 al participar en diversos contratos para las refinerías de Pemex. Pero desde el 2011 Kemed le rentó a CCC Fabricaciones y Construcciones una oficina en Cadereyta Jiménez para que operara.

La empresa propiedad del empresario regiomontano Félix Cantú Ayala, subcontrató a 16 empresas para realizar trabajos vinculados a la rehabilitación de refinerías de Tula, Hidalgo y Cadereyta Jiménez, durante el periodo 2012-2013, según información proporcionada por Ramírez Hernández.

Pemex le designó el contrato sin proceso de licitación como proveedora y sin contar con la experiencia en el ramo, además le otorgó un anticipo del 30 por ciento del capital.

De acuerdo al contrato ROPA01512P, firmado por Pemex y CCC Fabricaciones y Construcciones, el 29 de marzo de 2012 por un valor de 500 millones de pesos, para entregar las instalaciones rehabilitadas de la refinería de Tula, con un periodo de tiempo de entrega para antes de que concluyera 2012. Pero no se cumplió.

Incluso recibió tres ampliaciones de tiempo para culminar el proyecto, reflejándose un atraso de 18 meses, lo que hizo que el costo de la misma se triplicara.

"No entiendo porque este tipo de obras no se la dieron a otras empresas que tienen más experiencia y se la designaron a la compañía de Félix Cantú Ayala, sobre todo porque es bien conocido en el medio que él viene arrastrando un historial negro y saben que su edificio está embargado por adeudos al SAT; además de que ha cambiado varias veces su razón social", cuestionó.

Relató que Pemex pagó y aceptó que el presupuesto se elevara al planteado originalmente, aseguró que Petróleos Mexicanos pagó a CCC y ésta a su vez, se quedó con el dinero, sin que las compañías subcontratadas recibieran sus pagos correspondientes.

Pero no sólo quedó allí el asunto, lo inexplicable es que Pemex pagó un equipo para realizar dichos trabajos por un valor de 180 millones de pesos, y nunca intentó recuperarlo, éste equipo ahora está en posesión de la empresa Kemed Construcciones S.A. de C.V., como garantía. Ramírez Hernández mencionó que el problema es que no lo puede vender porque sólo es utilizado por refinerías.

"Hemos intentado todo hasta llegar a interponer una demanda mercantil por incumplimiento del contrato contra CCC Fabricación y Construcciones", mencionó.

Agregó que el juicio mercantil se promovió en la Ciudad de México en septiembre de 2014 en el Juzgado de lo Civil en la Delegación Iztapalapa, y es contra CCC Fabricaciones y Construcciones.

El monto reclamado es por 36.5 millones de pesos más los gastos que causen con motivo de la tramitación del presente juicio.

Comentó que de esta situación está enterado el director de Pemex, Emilio Lozoya, y los diputados a quienes les envío una carta exponiéndoles la situación. Hasta el momento, nadie ha dado una respuesta.

"Lo que pido es que me paguen el adeudo y poder rescatar mi empresa que hoy enfrenta deudas a proveedores y a bancos por más de 15 millones de pesos y salvarla de la quiebra", enfatizó.