Pemex pide prestado para pagar a pymes

Con 15 mil mdp cubrirá 12% de sus adeudos a proveedores. El director de la empresa dijo a diputados que hablará con Hacienda para diseñar mejor la carga fiscal de la petrolera.
José Antonio González Anaya, director de Pemex, compareció ante el Congreso.
José Antonio González Anaya, director de Pemex, compareció ante el Congreso. (Jorge González)

México

Para cubrir una pequeña parte de los adeudos con proveedores, Petróleos Mexicanos contrató con la banca nacional de desarrollo una línea de crédito por 15 mil millones de pesos, lo cual alcanzará para cubrir 12 por ciento del total, dijo el director general de la empresa productiva del Estado.

El financiamiento, proveniente de Banobras, Bancomext y Nafin, servirá para comenzar a liquidar las deudas con 85 por ciento de pequeñas y medianas empresas que tienen facturas por cobrar de entre 80 y 85 millones de pesos, pues “son las que están en situación más vulnerable”, dijo José Antonio González Anaya, director general de Pemex. Es cuestión de días para comenzar a saldar pasivos que se arrastran desde 2015, señaló.

Hace unos días, cuando el funcionario anunció los detalles del ajuste al presupuesto de la empresa, reconoció un adeudo de 147 mil millones de pesos, pero de febrero a la fecha se ha realizado ya un pago de 20 mil millones de pesos.

La deuda a proveedores ronda los 127 mil millones de pesos. Con el nuevo crédito por 15 mil millones, bajaría casi 12 por ciento. Pemex detalló que esos recursos le permitirán cubrir los adeudos del año pasado con poco más de mil 300 proveedores (85 por ciento del padrón total).

La medida se suma al esquema de factoraje en el que las empresas acuden a una de las instituciones financieras privadas o la banca de desarrollo, en este caso es Nafin, presentan su factura y Pemex se queda con ese compromiso de pago a un máximo de 180 días.

Contracorriente

En comparecencia ante diputados en el Palacio Legislativo, González Anaya reconoció que la empresa seguirá trabajando con las limitantes que le ocasiona el régimen fiscal que se le aplica.

El funcionario aseguró que su misión es defender a Pemex y no a la Secretaría de Hacienda, dependencia que recibe las rentas de la petrolera, aunque “el régimen fiscal va más allá de lo que Pemex mismo puede decidir por sí solo”.

Lo anterior en respuesta al señalamiento del diputado Julio Saldaña (PRD) en el sentido de que en los últimos años la empresa ha bajado su máximo de deducción (conocido como cost cap).

“Solo en el concepto de deducción de costos, Pemex antes de la reforma podía deducir 6.5 dólares por barril; en 2015, después de la reforma, solo pudo deducir 4.3 dólares, y en 2016, 2.75 dólares por tonel. El régimen fiscal anterior a la reforma era, para decirlo de manera coloquial, menos peor que el actual”, indicó el diputado.

González Anaya, dijo que mantendrá el diálogo con Hacienda, con el fin de diseñar mejor la cara fiscal de la petrolera: “Vamos a fortalecer a la empresa”, agregó.

En ese sentido, Leonardo Amador Rodríguez (PRD) urgió un nuevo régimen fiscal que permita a la empresa ser competitiva frente a sus competidores globales, los cuales pueden recuperar hasta 60 por ciento del costo.

“Pemex solo puede deducir 11.075 por ciento de sus gastos. Con eso buscaríamos colocarnos en igualdad de oportunidades con todos los participantes en el sector petrolero y no en una franca desventaja, como hasta el día de hoy”, afirmó.

La reforma facilita ajustes

Aunque en repetidas ocasiones representantes de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados cuestionaron la falta de resultados prometidos con la reforma energética, pues la empresa no se ha hecho más eficiente sino lo contrario, González Anaya apuntó que sin ésta los ajustes serían más difíciles.

Mencionó que, por ejemplo, con el reciente ajuste de 100 mil millones de pesos, la petrolera dejará de invertir cerca de 11 mil millones de pesos en aguas profundas, pero se realizarán con asociaciones como lo permite la reforma energética.

“Pemex va a explorar, a explotar, y quizá con algo de optimismo o de cautela con optimismo, va a ser exitosa en aguas profundas”, afirmó.

En 15 días, el pago

Luego de una reunión entre el director general de Pemex con integrantes del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Juan Pablo Castañón, líder de los empresarios, dijo que en los próximos 15 días se ejecutará el programa de pago delineado por González Anaya y que se enfoca en las pymes.

Estas acciones, dijo, principalmente beneficiarán a empresas, principalmente de Veracruz, Tamaulipas, Tabasco y Campeche, que es donde se concentra la mayoría de la proveeduría de la petrolera.

Dijo que entre los giros de negocios donde se tienen adeudos se encuentran firmas de proveedoras de servicios de transporte, alimentos y mantenimiento de pozos.

Posteriormente, explicó, se establecerá una mesa de trabajo para ver cómo se pagará a las empresas de mayor tamaño y cuyo adeudos superan 85 millones de pesos.

El presidente del CCE indicó que también es necesaria una reingeniería a fondo de Pemex, en la cual el sector privado está dispuesto a participar, para evitar escenarios más complicados.

A su vez, el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Manuel Herrera Vega, afirmó que esas medidas darán un respiro a muchas empresas afectadas, que ya están en una situación compleja en su viabilidad financiera.

En tanto, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos Walther, dijo que el acuerdo entre el gremio empresarial y el gobierno fue que desde el lunes pasado se iniciaría el pago a 300 proveedores.

Consideró que la reanudación del pago a proveedores es una buena señal de que se están tomando acciones orientadas a una reingeniería profunda de Pemex, para darle viabilidad y así pueda salir adelante de la “muy difícil circunstancia que enfrenta ante la caída de los precios del petróleo”.