Pemex busca la mayor eficiencia en su historia

La empresa productiva del Estado también quiere aprovechar beneficios que obtendrá al reducir su deuda con sus proveedores.
Estima reducir los costos de producción entre 10 y 15 por ciento por cada proyecto.
Estima reducir los costos de producción entre 10 y 15 por ciento por cada proyecto. (Paola García)

México

La pronunciada caída en los precios del crudo ha obligado a las empresas petroleras en general a optimizar y hacer más eficiente su cadena de valor en la producción de hidrocarburos ante el descenso de su capital de inversión (Capex) y costos de operación (Opex).

Así, Petróleos Mexicanos busca la mayor eficiencia en su historia, al reducir los tiempos de perforación —punto en el que se observan avances— y los costos de producción.

De acuerdo con Octavio Barrera, gerente de Gestión de Desarrollo y Producción de la petrolera, hay casos de campos en aguas someras y en desarrollo donde se ha logrado bajar el tiempo en la perforación de pozos.

Por ejemplo, el campo Onel, que pertenece al proyecto integral Chuc en aguas territoriales del Golfo de México, frente a las costas de Tabasco y Campeche, de 2013 a 2015 los días para la perforación han pasado de 176 a 103, para una disminución de 41 por ciento; mientras que la optimización de Ayatsil-Tekel, en la Sonda de Campeche, en ese mismo periodo, la perforación bajó de 211 días a 127, equivalente a 40 por ciento, y en Tsimin-Xux, 10 por ciento.

Asimismo, dijo que con la revisión a detalle para implementar esa misma optimización y eficiencia en cada una de las asignaciones que le dio el Estado, que son alrededor de 300, se estima reducir los costos de producción entre 10 y 15 por ciento por cada proyecto.

“Lo primero es establecer un plan de contención, en el que ante la caída de precios hemos estado mirando hacia las mejores oportunidades, donde en una primera instancia el tema del costos es importante… en enero la mezcla mexicana de exportación descendió a menos de 20 dólares, ahora estamos en una recuperación, pero obviamente eso restringió la ejecución de varios de nuestros proyectos”, añadió.

El tema de las limitantes presupuestales ha acotado la inversión de capital, pues cabe destacar que el ajuste a Pemex para 2015 y 2016 suma 162 mil millones de pesos, por lo que ha tenido que focalizar los recursos en los proyectos más rentables.

“En el corto plazo lo que estamos visualizando es el flujo de efectivo de cada una de las asignaciones que nos han sido otorgada por el Estado. Ha sido un trabajo intenso a lo largo de la organización, que ha ido desde las cuencas del norte hasta la parte marina de identificar las mejores opciones que nos permitan una sustentabilidad económica y financiera de cada una de las actividades que desarrollamos”.

Se busca que cada uno de los componentes que están dentro de sus proyectos se transformen y se realicen de la mejor manera, tanto en los procesos como en la forma en que la petrolera está perforando y manteniendo sus pozos. Debajo de toda esta estrategia hay un punto fundamental, que Pemex Exploración y Producción está canalizando sus esfuerzos en una operación segura y confiable.

“Tenemos que optimizar lo que hoy tenemos, la infraestructura con la que estamos trabajando y en la producción que hoy Pemex opera y administra, revisando muy bien el tema de diseño y la construcción de cada pozo en el que estamos invirtiendo”, explicó ante empresarios durante el Congreso Mexicano del Petróleo 2016.

A la par, la empresa petrolera ha estado trabajado constantemente en la negociación de los aspectos contractuales en su forma de operar, tanto en equipos como en servicios asociados a la infraestructura con sus proveedores, “es una clave fundamental para el ganar-ganar”.

El año pasado algunos proveedores dijeron que con el recorte presupuestal en Pemex, ésta solicitó una renegociación de contratos, al pedir descuentos que fueron de entre 3 y 15 por ciento y además un ajuste de servicios y reducción de compras; en el caso de la renta de plataformas se redujo hasta 30 por ciento el precio.

Como lo ha mencionado Pemex, la crítica situación no es única de la empresa productiva del Estado; en ese sentido, Christopher Sladen, presidente de British Petroleum (BP) en México, dijo que un entorno complicado de precios de crudo significa menos capital para invertir.

Antes ello, BP le sigue dando prioridad al valor sobre el volumen y se invierte para crecer en el futuro en los mejores proyectos y de una manera disciplinada.

De igual forma busca capturar máximos beneficios al reducir sus costos con proveedores en la situación de exceso de oferta que ha provocado la disminución de las tarifas en servicios y productos.

En BP han logrado una reducción de 20 por ciento en costos unitarios de producción en los últimos dos años; los costos en efectivo en 2015 fueron 4.6 mil millones de dólares menos que en 2014.

En tanto, Benigna Leiss, directora general de Chevron Energía en México, comentó que si bien la volatilidad en los precios del petróleo no es nada nuevo, los factores sí han cambiado, pues en el pasado estaba relacionada con una agenda geopolítica internacional que cambia frecuentemente, como los cambios de gobiernos, guerras y crisis financieras eran las razones que habían estado impactando los precios históricamente.

Sin embargo, en la actualidad tiene que ver con un cambio “tecnológico mayúsculo”, pues hasta 2007 Estados Unidos era un importador neto de crudo y gas natural, pero con la innovación tecnológica y el uso del fracking para la extracción de aceite y gas de lutitas se ha convertido en un exportador.