Pearson prepara la venta de su 50% en "The Economist"

La operación obedece al plan de transformación de la firma hacia el negocio de la educación.
La publicación en un kiosko en Líbano.
La publicación en un kiosko en Líbano. (Hussein Malla/AP)

Pearson está en negociaciones para vender su participación de 50 por ciento del Economist Group, editorial de la revista The Economist, a los otros accionistas del grupo, de acuerdo con personas familiarizadas con la operación.

Las pláticas, que iniciaron la misma semana en que Pearson vendió a FT Group por 844 millones de libras a la japonesa Nikkei Group, puede, en efecto, completar la transformación de la compañía británica de un conglomerado familiar diversificado a un negocio que se centre exclusivamente en la educación.

La participación de Pearson puede tener un valor aproximado de 400 millones de libras, dijeron dos personas familiarizadas con la situación. Eso puede darle al Economist Group una valoración similar a la del FT Group, a pesar de que sus utilidades de operación fueron más del doble.

El Economist Group —que también incluye a los proveedores de información el Economist Intelligence Unit y CQ Roll Call— tuvo utilidades de operación de 60 millones de libras el año pasado, mientras que el de FT Group fue de 24 millones de libras.

Los posibles compradores incluyen a las familias Schroder, los Cadbury y los Rothschild, dijo una persona cercana a la situación. Todavía no es inminente un acuerdo, pero se espera que se llegue a uno durante el verano, agregó el informante.

Cualquier acuerdo requiere de la aprobación de los cuatro consejeros del Economist Group, que incluyen a la ministra del parlamento, la conservadora Lady Bottomley, y al ex secretario del gabinete Lord O’Donnell.

El papel de los consejeros es preservar la “continua independencia de la propiedad de la compañía y la independencia editorial de The Economist”.

Pearson se negó a comentar.

Los grupos de medios Bloomberg, Thomson Reuters o Axel Springer también se acercaron para platicar sobre la participación, dijeron dos personas cercanas a la situación. Pero esas compañías se negaron a seguir adelante con la adquisición porque el ser dueñas no les daría control sobre el grupo, dijo una persona.

Pearson adquirió The Economist en 1957 como parte de su adquisición de Financial Times. Pero su participación, que se constituye de acciones tipo B, le da derecho a nombrar solo a seis de los 13 miembros de la junta directiva del grupo.

La mayor parte de los miembros de la junta de consejo los nombran los poseedores de acciones de serie A, incluidas las familias Cadbury, Rothschild y Schroder, así como algunos empleados actuales y anteriores. La independencia editorial de The Economist tiene la salvaguarda del hecho de que sus consejeros deben aprobar cualquier transferencia de acciones A o B, y la designación de cada nuevo editor.

En los últimos años, Economist Group busca diversificarse más allá de las ventas de publicidad impresa, que cayeron 18 por ciento en 2014, lanzaron una edición en idioma extranjero y una nueva empresa de video.

En enero, The Economist nombró a Zanny Minton Beddoes como su primera mujer editora en 172 años de historia, al suceder a John Micklethwait, quien se unió a Bloomberg News como editor en jefe.

A diferencia del Financial Times, la independencia editorial de la revista se consagra formalmente en la manera como se conforma la empresa.

Tan fuerte es el departamento editorial de la revista que, si bien la mayor parte del grupo se mudó a Canary Wharf, mantuvieron sus oficinas en Mayfair.

Los gerentes prácticamente ya renunciaron a que los periodistas se les unan en los Docklands, con una alternativa de reubicar a toda la compañía a otro lugar, dijo un empleado de alto nivel del Economist Group.