En México el 40% de las panaderías son informales

Jonas Murillo González, director general de la Canainpa, informó que el total global es de 27 mil 500 negocios en el mercado fuera de la ley, lo que provoca una competencia de mercado desleal.
El 40% de las panaderías en México se encuentran en el mercado de la informalidad.
El 40% de las panaderías en México se encuentran en el mercado de la informalidad. (Haide Ambriz Padilla)

Torreón, Coahuila

La industria panificadora en el país tiene distintos retos que debe enfrentar: la caída en ventas, derivada por imposiciones fiscales federales, provocó cierre de una cantidad importante de negocios.

De estos, al menos 40% se fueron a la informalidad, sin embargo, el INEGI estima que en México hay 55 mil panaderías, de las cuales, la Canainpa calcula que el 50% están dentro del mercado informal, es decir, un total de 27.5 mil establecimientos.

De acuerdo a Jonas Murillo González, director general de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora (Canainpa) en México, se crea competencia entre los mismos panaderos, el tema fiscal que ha mermado las ventas del sector, así como la informalidad que quitan el mercado a los establecimientos que sí pagan impuestos.

Según recuerda, a lo largo de 4 años de estar al frente de la Canainpa en el país, el reto más fuerte que han tenido que enfrentar ha sido la aplicación del IEPS en el 2014, que provocó una caída del 10% en las ventas de pan dulce, como consecuencia directa del impuesto, producto que tiene como principal cliente a personas de escasos recursos.

"El problema es que la autoridad Hacendaria está cerrada a cualquier tipo de solución, ya que el ingreso que les entra vía consumo de pan ha sido grande"

Lamentó que frente a las desventajas que representaba mantenerse en la formalidad, cumpliendo con la alta carga fiscal, muchas empresas determinaron que era más competitivo salir y engrosar las filas de las informalidad, sin pagar Seguro Social, Infonavit, entre otras cargas fiscales y estar del otro lado de la ley, en la ilegalidad.

Esto sin duda, les representa mayor competencia, ya que al no tener que pagar toda la carga fiscal y beneficios que los obliga la ley, tienen la posibilidad de comercializar sus productos a un precio menor, siendo desleal para el sector formal de los panaderos.

"El impacto que tiene la informalidad va más allá, ya que incluso el personal que labora para ellos no tiene ningún tipo de apoyo, cosa que en una panadería formal, se pueden saber de dónde salió el pan y hay mayor certidumbre porque tiene el control de la autoridad sanitaria, aunque inicialmente este pan sea más accesible".

Indicó que al estar en la informalidad, obtienen un 40% más de ganancia, pueden vender 20% más barato y tener una utilidad del 20%.

Cuando se dieron las disposiciones fiscales a nivel federal, la Canainpa alzó la voz para expresar su inconformidad, sin embargo, no hubo ningún resultado favorable. 

"Tuvimos una serie de reuniones con autoridades del Servicio de Administración Tributaria, con representantes de la Canainpa como Bimbo así como la ANTAD".

"Pero el problema es que la autoridad Hacendaria está cerrada a cualquier tipo de solución, ya que el ingreso que les entra vía consumo de pan ha sido grande, aún y que los niveles de venta no han subido, y sí, los niveles de obesidad entre la población", lamentó.