Países ricos buscan frenar inversiones en industria del carbón

Estados Unidos y Japón realizaron un acción histórica para frenar el crédito de apoyo financiero para el combustible fósil.
Yacimiento de la empresa Weglowa, en Polonia.
Yacimiento de la empresa Weglowa, en Polonia. (Kacper Pempel/Reuters)

Londres

La industria del carbón enfrenta un nuevo ataque, ya que los países ricos consideran un audaz plan para reducir los miles de millones de dólares en apoyo que vierten en las centrales eléctricas alimentadas por carbón a escala global.

En los documentos que vio Financial Times se muestra que EU llegó a un acuerdo con Japón con el que puede frenar el apoyo de financiamiento de crédito de exportación para el carbón, una de las principales fuentes de las emisiones de gas de efecto invernadero responsable del cambio climático.

La propuesta se discutirá en una reunión en París que organiza para la próxima semana la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), que representa a 34 países, principalmente ricos.

“Es un gran avance”, dijo una persona familiarizada con las negociaciones. Si otros países llegan a un acuerdo, probablemente resulte en que “la gran mayoría” de las cerca de mil plantas de carbón previstas no sean elegibles para el apoyo financiero de crédito para exportación, dijo.

En una señal de las dificultades para lograr la aprobación, Australia y Corea del Sur, los dos hogares de grandes empresas de carbón, realizaron propuestas alternativas que no van tan lejos como el plan de Estados Unidos y Japón.

Jake Schmidt, del Consejo de Defensa de Recursos Naturales, un grupo ambientalista estadunidense, describió la propuesta de Canberra/Seúl como “una señal terrible” de países que afirman que quieren hacer frente al cambio climático.

“Intentan frenar la forma más simple de lidiar con este problema, que es reducir al mínimo el financiamiento público que va a las centrales eléctricas alimentadas con carbón”, dijo Schmidt.

Países de la Unión Europea todavía trabajan en sus respuestas para las propuestas en competencia, de acuerdo con personas cercanas a las negociaciones. La secretaría de la OCDE sostuvo reuniones a puerta cerrada durante el último año en un esfuerzo para finalizar las reglas en común sobre la restricción de apoyo financiero de exportación al carbón. Se considera que la reunión de la próxima semana es la última oportunidad de alcanzar un acuerdo.

Estados Unidos y algunos países de la Unión Europea presionan para que se cierre un acuerdo antes de que los delegados de casi 200 países se reúnan en diciembre en París para concluir un nuevo acuerdo de la ONU sobre el cambio climático.

Las agencias de créditos a la exportación ayudan a las empresas a lograr más negocios en el extranjero en industrias que van desde el sector aeroespacial hasta el energético, a través de créditos con respaldo del gobierno y otros apoyos financieros para los proyectos.

Se estima que las agencias de los países de la OCDE canalizaron 34 mil millones de dólares a las centrales eléctricas alimentadas por carbón entre 2007 y 2014, lo que convierte a estos órganos en importantes blancos, ya que los activistas del cambio climático presionan para que se elimine gradualmente el uso de combustibles fósiles.

A fondo

Durante el año pasado una serie de grandes inversionistas acordaron reducir sus participaciones en compañías de carbón.

Pero si los países de la OCDE frenan su apoyo de financiamiento para las exportaciones de las centrales eléctricas alimentadas por carbón, esto puede sumarse a los problemas de una industria que sufre de un exceso de oferta que llevó a la fuerte caída de los precios del carbón en los últimos cuatro años.

Estados Unidos y Reino Unido ya acordaron reglas que limitan el financiamiento público en el extranjero para las centrales alimentadas con carbón.

En un inicio, los esfuerzos para extender esas reglas a las negociaciones de la OCDE tuvieron un obstáculo por la oposición de Japón, el principal financiador público del mundo de proyectos de carbón en el extranjero, de acuerdo con un informe de junio de los grupos de defensa ambiental.

El acuerdo compromiso que se alcanzó el mes pasado entre EU y Japón todavía permitirá el financiamiento de exportación para la mayoría de los tipos eficientes de centrales eléctricas alimentadas con carbón, pero restringe el apoyo a muchas unidades más contaminantes y menos eficientes. Estas reglas se revisarán a partir de 2019, con el objetivo de reducir gradualmente el apoyo adicional.

Los planes de Australia y Corea del Sur aún permitirán el apoyo de financiamiento a la exportación de algunos de los proyectos que se descartaron en el plan de EU y Japón.

En los documentos, Seúl dice que comparte la opinión de que se necesita reducir las centrales eléctricas alimentadas con carbón para contrarrestar el cambio climático, pero debe haber mayor consideración para el bienestar energético de los países en desarrollo.

El Ministerio de Comercio, Industria y Energía de Corea del Sur no quiso comentar. Greg Hunt, el ministro australiano de Medio Ambiente, no quiso hablar sobre la posición específica de Australia sobre el tema, pero dijo que Canberra no intenta obstaculizar el acuerdo en las negociaciones de la OCDE.

Información adicional de Simon Mundy en Seúl.

 

34,000 mdd

Monto canalizado por  los países de la OCDE a las centrales eléctricas alimentadas por carbón en el periodo 2007-2014. 

200

Delegados que se reunirán en París en diciembre para discutir el cambio climático