Países finalistas del Mundial, con bajo desempeño en sus economías

De las naciones que disputan los últimos partidos, Brasil y Colombia tuvieron los más altos PIB.
Pronósticos negativos para Brasil al cierre de 2014.
Pronósticos negativos para Brasil al cierre de 2014. (Leonhard Foeger/Reuters)

México

El desempeño que están mostrando los países que participan en el Mundial de futbol que se realiza en Brasil, más específicamente las que ahora se disputan los cuartos de final, no coincide con el comportamiento que presentan sus economías.

De acuerdo con cifras del Fondo Monetario Internacional (FMI), de los ocho países que están en la recta final de la justa mundialista, Argentina y Colombia fueron las naciones que en 2013 presentaron el crecimiento económico más alto, con tasas de 4.3 por ciento, cada una; sin embargo, el estimado para 2014 es mucho menor en el caso del primer país, con un nivel previsto de apenas 0.5 por ciento, y en el del  segundo, de 4.5.

Por su parte, el año pasado el comportamiento económico más desfavorable se presentó en Holanda, ya que registró una caída de 0.8 por ciento en su producto interno bruto (PIB), así como Bélgica, con un escaso crecimiento de 0.2 por ciento. Para 2014, se estima que el PIB de Holanda crecerá apenas 0.8 por ciento y el de Bélgica 1.2 por ciento.

En tanto, el PIB de Alemania se incrementó 0.5 por ciento en 2013, el de Brasil 2.3, Costa Rica 3.5 y el de Francia 0.3 por ciento. Para este año, las previsiones del FMI consideran niveles de 1.7, 1.8, 3.8 y uno por ciento, respectivamente.

Visto desde la perspectiva del PIB per cápita, el más alto lo registra Holanda, con un nivel de 47 mil 617 dólares, seguido de Bélgica con 45 mil 387, Alemania con 45 mil 85, y Francia con 41 mil 421 dólares. En contraste, el PIB per cápita más bajo lo tiene Colombia, con 7 mil 826 dólares, le sigue Costa Rica con 10 mil 185, Brasil 11 mil 208 y  Argentina con 14 mil 760 dólares, según cifras del Banco Mundial al año 2013.

En Alemania, las condiciones monetarias propicias, el vigor del mercado laboral y el afianzamiento de la confianza han apuntalado el repunte de la demanda interna, lo cual se ha visto reflejado sobre todo en un aumento del consumo y un tímido reavivamiento de la inversión, pero también en el sector de la vivienda.

En el caso de América Latina, el FMI estima que se dará una pequeña aceleración de la actividad económica, aunque se observan importantes diferencias entre los países de la región.

En el caso de Brasil, la actividad sigue siendo atenuada, pues la demanda está respaldada por la reciente depreciación del real y por el continuo vigor del alza de los sueldos y del consumo, pero la inversión privada sigue siendo débil, en parte, como consecuencia de la escasa confianza empresarial.

Para Argentina, las perspectivas a corto plazo han vuelto a desmejorar, ya que la economía de esta nación sigue lidiando con difíciles condiciones de financiamiento externo y con el impacto negativo de nuevos controles cambiarios y administrativos en el producto, señaló el organismo internacional.