Pactan México y EU plan de negocios en energía

La Subsecretaría de Crecimiento y Energía de aquel país anuncia que esta semana Washington realizó sus primeras ventas de gas licuado al mundo.
Expendio de combustible en Estados Unidos.
Expendio de combustible en Estados Unidos. (David Goldman)

México

México y EU acordaron la creación de un Consejo de Negocios de Energía en la reunión del Diálogo Económico de Alto Nivel (DEAN), informó Katherine Novelli, subsecretaria de Crecimiento Económico, Energía y Medio Ambiente de ese país.

La funcionaria dijo que este consejo brindará asistencia y apoyo en la transición de México a un mercado energético más competitivo, “lo que brindará un gran beneficio a la población del país”.

“Tenemos un gran número de diálogos que iniciaron con el DEAN en el área de energía sobre eficiencia y energía limpia. Empezamos a emparejar a nuestros expertos con los de México para que comenzaran a trabajar juntos”, señaló en una reunión con medios.

El DEAN también planea realizar mapas de la interconexión entre Estados Unidos, México y Centroamérica para impulsar temas como seguridad energética y eficiencia, especialmente por el plan de que la red de ductos de gas llegue a Guatemala.

Novelli dijo que el gobierno de Estados Unidos apoya la creación de un mercado de combustibles en México, así como la implementación de la reforma energética.

Recordó que esta semana EU comenzó a exportar sus primeros cargamentos de gas natural licuado, luego de que hace apenas unos años fuera un importador neto de ese energético. México también espera formar parte del grupo de países que compran gas estadunidense.

Sin embargo, aún existe poca información sobre los primeros envíos de gasolina a importadores mexicanos diferentes de Pemex —luego que el gobierno federal adelantara la libre importación—, reconoció Novelli luego de su participación en el DEAN.

En crecimiento

Pese a las ganancias que registró el precio del crudo, favorecido por el crecimiento de EU —que resultó mejor a lo esperado—, en la última sesión de la semana el peso perdió terreno frente al dólar. Analistas del mercado consideran que esto se debe a que la economía mexicana está expuesta a diversos riesgos que ejercen presión sobre la divisa nacional.

El tipo de cambio se vendió ayer en sucursales bancarias en niveles de 18.55 pesos por dólar, por arriba de los 18.46 observados el jueves, en tanto que para operaciones al mayoreo la paridad interbancaria registró un máximo de 18.27 pesos por dólar, para cerrar en 18.24.

En el mercado petrolero, la mezcla mexicana se cotizó en 27.01 dólares por barril, que significó una ganancia de 4 por ciento en relación con el cierre del jueves.

El Departamento de Comercio de EU informó que el PIB registró en el cuarto trimestre de 2015 un crecimiento de 1 por ciento a tasa anualizada, por arriba de la lectura preliminar de 0.7 por ciento, favorecido por un ajuste de la inversión privada, que pasó de una contracción de 2.5 por ciento a otra de 0.7.

Sobre la producción industrial de EU, disminuyó 0.7 por ciento en enero pasado, un dato negativo para México, pues gran parte de las manufacturas nacionales son enviadas a este sector. “Todos los países atravesaron un periodo difícil por la gran recesión (de 2008), pero el crecimiento de EU ha sido relativamente fuerte en comparación con otras economías de Europa”, señaló Novelli.

La funcionaria también señaló cambios en la política energética de ambas naciones. En el caso de México, indicó que una mayor competencia y una mejor relación con Estados Unidos ayudarán en buena medida a la economía local.

Inicia reunión del G20

La OCDE instó a los países reunidos en el G20 a continuar por el camino de las reformas en materia monetaria y fiscal para impulsar su crecimiento.

Fernando Aportela, subsecretario de Hacienda, presente en la reunión, indicó que las reformas ayudaron al gobierno a compensar la caída en los precios del petróleo.

El gobierno federal atribuye a la reforma en telecomunicaciones, así como en el sector energético, los precios bajos en servicios de telefonía y electricidad, factores que anclaron la inflación por debajo de 3 por ciento anual, a pesar de la depreciación del peso frente al dólar.