Orangetheory Fitness se suma al mercado de gimnasios en México

La empresa estadunidense Orangetheory Fitness invertirá 100 millones de pesos en México; el primer estudio boutique fitness estará en Interlomas.
Unidad de Orange Theory Fitness.
Unidad de Orange Theory Fitness. (www.orangetheoryfitness.com)

Ciudad de México

La firma estadunidense Orangetheory Fitness llega a México con un plan de inversión de 100 millones de pesos para los próximos cinco años, con el fin de abrir 10 unidades –estudio boutique fitness– en la Ciudad de México y su zona metropolitana, Monterrey y León, para con ello atraer a cerca de mil clientes.

En entrevista, Maricela Hernández, directora y franquiciaria de la compañía, detalló que la primera sucursal iniciará operaciones en un centro comercial localizado en Interlomas y generará aproximadamente 15 fuentes de empleos, por lo que en cinco años habrán contratado a 150 personas aproximadamente.

Datos de la International Health, Racquet & Sportsclub Association (IHRSA) indican que la industria del fitness en México tiene un valor de mercado de alrededor mil 500 millones de dólares anuales, donde destacan las cadenas Smart Fit, Sports World, Anytime Fitness, entre otras.

Orangetheory Fitness nació en 2010 en Florida; en cinco años sumó 300 estudios abiertos y presencia en cinco países más: Reino Unido, Canadá, Colombia, República Dominicana y México; en Estados Unidos está en más de 70 regiones.

“De los 300 estudios actuales, en 18 meses se estarán abriendo más de 400. Además, tenemos pensado abrir en Perú, España e Israel y los Estados Árabes del Golfo”, sostuvo.

Hernández  precisó que las unidades de la compañía no son precisamente un gimnasio, sino un estudio boutique fitness, que ofrece un entrenamiento de intervalos de ritmo cardiaco con duración de una hora.

¿Cómo funciona el estudio boutique fitness?

En estos espacios se trabaja el sistema cardiovascular, fuerza y potencia, método creado por Ellen Lathan, quien sigue al frente de la organización; las instalaciones cuentan con cintas, máquinas de remo, sistemas de unidades de suspensión, pesas y bancos para las sesiones.

“Cada uno de los miembros pasa a zona de ritmo cardiaco, por arriba de 84 por ciento de su ritmo cardiaco máximo hasta conseguir lo que se denomina el Orange Effect”, dijo Hernández.

Esto significa “que sigas quemando calorías después de terminar el entrenamiento, unas 36 horas después, un efecto multiplicador que revoluciona el metabolismo y tonificación muscular”, añadió.

La rutina se basa en dos clases grupales de alrededor de 25 personas, mismas que pueden tomarse de lunes a viernes, para lo cual cuentan con una aplicación donde te registras hasta con uno o dos meses de anticipación y así se programa un horario.