Oceanografía, admitida en concurso mercantil

El juez Felipe Consuelo ordenó suspender la exigibilidad de los créditos por parte de acreedores que busquen recuperar adeudos.
La empresa de infraestructura y servicios navieros tiene 11 mil empleados.
La empresa de infraestructura y servicios navieros tiene 11 mil empleados. (Claudia Guadarrama)

México

Un juez federal admitió a trámite la demanda de concurso mercantil de Oceanografía y ordenó suspender la ejecución y exigibilidad de los créditos de cualquier acreedor que busque recuperar lo que le adeuda la empresa de Amado Yáñez Osuna.

Felipe Consuelo Soto, juez tercero de distrito en materia civil en el Distrito Federal, determinó también suspender cualquier procedimiento judicial o extrajudicial, iniciado o que se pretenda realizar en forma contraria o autónoma al procedimiento concursal.

La demanda de concurso mercantil fue presentada la semana pasada por la Procuraduría General de la República (PGR), a través del agente del Ministerio Público Enrique Sánchez Conejo.

Oceanografía fue asegurada el 28 de febrero, tras comprobarse que defraudó a Banamex con 400 millones de dólares y que omitió pagos al IMSS e Infonavit, lo que puso en riesgo los contratos que suscribió con Petróleos Mexicanos.

Asimismo, colocó en una situación vulnerable el trabajo de más 11 mil empleados, quienes comenzaron a recibir sus pagos luego de la intervención del gobierno federal.

El principio fundamental de la Ley de Concursos Mercantiles “es la conservación de las empresas que han incurrido en el incumplimiento de sus obligaciones, con la finalidad de proteger los intereses de la presunta concursada, acreedores y masa de la empresa”.

Consuelo Soto, quien también tuvo en sus manos el concurso mercantil de Mexicana de Aviación, autorizó al Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (SAE), como administrador de Oceanografía, realizar pagos de créditos laborales y todos los que resulten indispensables para la continuación ordenada de las actividades de la empresa.

Lo anterior, toda vez que el 2 de marzo de este año se llevó la entrega-recepción de Oceanografía al SAE, por lo que la administración se encuentra a cargo de dicha dependencia.

“… además de que es necesaria la protección de los trabajadores que son acreedores vulnerables, así como la protección de la masa concursal, para que sea posible continuar con el objeto y prestaciones de los servicios que esté otorgando”, señaló el juez a través de un acuerdo emitido en el expediente 265/2014.

Ahora, el SAE deberá declarar que Oceanografía es insolvente para cubrir sus adeudos, a fin de dar inicio al juicio de concurso mercantil.

Asimismo, el juez Consuelo Soto puntualizó que someterá a consideración del Consejo de la Judicatura Federal para que determine si él o el juzgado quinto de distrito en materia civil conocen el fondo de este caso.

En el acuerdo manifestó que existen registros en el sentido de que Oceanografía había acudido a un proceso legal, hace años, al juzgado quinto.

Es de subrayar que la investigación que inició la PGR contra la empresa naviera y de construcción marítima por fraude, también abarca la localización de compañías fantasma y outsourcing que simularon pagos al IMSS y al Infonavit.