Obras públicas encarecerán hasta 30%

La falta de mezcla derivada del asfalto impactaría en la inversión final de la obra, lo que se vería reflejado en el costo de las obras.
El poco material demora los tiempos de entrega de los constructores.
El poco material demora los tiempos de entrega de los constructores. (Mauricio Contreras )

León, Gto.

La escasez de asfalto podría encarecer las obras hasta en un 30 por ciento. Así lo aseguró el presidente de la Cámara de la Industria de la Construcción, delegación Guanajuato.

El arquitecto Alfonso Ortega Ortiz de Montellano confirmó a MILENIO que los agremiados de la CMIC han empezado a tener problemas para abastecerse del material para hacer caminos.

"Está habiendo escasez de producto aunque PEMEX sigue diciendo que se sigue produciendo o que sigue habiendo abasto, pero ya las condiciones están cambiando", confirmó.

El líder de los constructores también denunció que sus representados le han comentado que en los concursos y licitaciones para mantenimiento carretero que convoca la Secretaría de Comunicaciones y Transporte, la normatividad sigue exigiendo la utilización de la mezcla asfáltica AC-20 cuya demanda no está satisfaciendo Petróleos Mexicanos.

"En las licitaciones que se están generando en conservación carretera principalmente, nuestros agremiados nos comentan que se sigue solicitando el producto anterior", reveló Ortega Ortiz de Montellano.

"Nuestras afiliadas están batallando muchísimo para tener la emulsión en tiempo y forma y obviamente en el caso de ganar una licitación, pues tiene un costo mucho mayor el producto. Entonces sí estamos hablando de que está impactando de manera importante en los costos de la construcción de las obras que se están realizando en este estado", aseveró.

Los costos de construir con la nueva mezcla se elevan de manera importante. Hasta un treinta por ciento a decir de la voz de los constructores guanajuatenses.

"La diferencia exclusivamente en el costo por kilo es de cuarenta centavos. Esto sin contar los costos indirectos. Habría que agregarle los traslados, los fletes y esto está impactando y consideramos que sí está encareciendo las obras hasta en un 30 por ciento", reveló.

Al no hallar la mezcla en la refinería de Salamanca, los constructores deben traerla desde la planta de Tula, Hidalgo o desde Tamaulipas, que son las que producen en este momento la mezcla PG 64 22.