Baja la OCDE proyección de crecimiento mundial

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico estimó el recorte debido "a las perspectivas degradadas en varios países emergentes", en particular Brasil e India.
Economía de México
La OCDE bajó su previsión de crecimiento de la economía mundial en el 2014 a un 3.6 por ciento. (Reuters)

París

La desaceleración en varios países emergentes pesará sobre el crecimiento mundial, en momentos en que grandes economías desarrolladas se encuentran convalecientes, estimó la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en previsiones publicadas el martes.

El grupo, que asesora a las economías desarrolladas y a algunos países en desarrollo, bajó su previsión de crecimiento de la economía mundial en el 2014 a un 3.6 por ciento, desde el 4 por ciento que esperaba en mayo. El resultado es, sin embargo, mejor que el 2.7 por ciento que se espera para el 2013.

Según el informe anual de coyuntura de la OCDE, el Producto Interno Bruto (PIB) mundial crecerá un 2.7 por ciento este año, un 3.6 por ciento en 2014 y un 3.9 por ciento en 2015. Sus anteriores previsiones de mayo fueron de 3.1 por ciento de crecimiento en 2013 y de 4 por ciento en 2014.

"Las previsiones de crecimiento de la economía mundial se han revisado a la baja de manera significativa, en gran parte a causa de la degradación de perspectivas en varios países emergentes", apunta la entidad con sede en París.

Eso es particularmente notorio en el caso de dos gigantes emergentes, Brasil e India.

La OCDE anticipa que entre los países de América Latina, la economía de Brasil crecerá un 2.2 por ciento en el 2014, la de México un 3.8 por ciento y la de Chile un 4.5 por ciento, según datos publicados en su página en internet.

En Brasil, la OCDE prevé un crecimiento de 2.5 por ciento en 2013 (frente a 2.9 por ciento en sus previsiones de mayo) y de 2.2 por ciento en 2014 (contra 3.5 por ciento).

El PIB brasileño había crecido en 2012 un 0.9 por ciento, lo que lleva a la OCDE a constatar que pese al empeoramiento de las previsiones, la economía brasileña "está saliendo de un periodo de lento crecimiento y se halla en vías de expansión".

En el caso de India, la OCDE proyecta un crecimiento de 3.4 por ciento en 2013 y de 5.1 por ciento en 2014, con una fuerte degradación frente a las previsiones de mayo (de 5.3 por ciento y 6.4 por ciento respectivamente).

La organización prevé además una desaceleración de la economía de Chile en los próximos meses debido a la caída de la demanda interna, y una fuerte recuperación de la economía de México en 2014 y 2015.

Chile y México son los únicos miembros latinoamericanos de la OCDE, una entidad de 34 países, pertenecientes en su gran mayoría al mundo desarrollado.

Temores por los cambios de política de estímulo monetario en EU

La OCDE destaca un cambio de paradigma a nivel mundial: hasta ahora "los impulsos en las economías emergentes tenían efectos positivos en los países avanzados", golpeados por la crisis global, pero ahora "el entorno económico mundial podría ejercer de amplificador y de correa de transmisión de los choques negativos" procedentes de esos mismos países.

La Organización extrae lecciones de la tormenta que padecieron las divisas de varios países emergentes ante la perspectiva del final de la política de estímulo monetario en Estados Unidos.

El fenómeno "ha sido particularmente destacable en Brasil, India, Indonesia, Sudáfrica y Turquía, países cuyas necesidades de financiación externa son importantes, mientras "China ha sido una excepción" y ha resistido mejor que los demás.

Ante esta situación de los países emergentes, la OCDE exhorta a la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) y al Banco Central Europeo (BCE) a ejercer un contrapeso.

En Estados Unidos "las compras masivas de bonos del Tesoro empezarán a reducirse gradualmente cuando el crecimiento adquiera fuerza, y luego, en 2015, la Fed empezará a subir sus tasas", anticipa la OCDE.

En la zona euro, el BCE, actualmente con su tasa directora en niveles mínimos (0.25 por ciento), "podría reflexionar sobre medidas suplementarias si aumentan los riesgos de deflación", según el informe.