Número de ofertas, "prueba de fuego" para la reforma

El atractivo para las inversiones en aguas profundas se mantiene porque son a largo plazo, consideran especialistas.
El país puede generar el capital humano necesario.
El país puede generar el capital humano necesario. (Paola García)

México

La prueba de fuego para el gobierno en las licitaciones para la Ronda Uno en campos de aguas someras y en tierra será en función del número de ofertas de participación que reciba, coincidieron expertos.

Asimismo, aseguran que a pesar de la caída en los precios del petróleo se mantiene el atractivo para las inversiones en aguas profundas, porque son a largo plazo. Además, consideran, que el carbón seguirá siendo una fuente de combustible relevante a nivel global.

Esas fueron algunas de las percepciones manifestadas en las reuniones públicas y privadas entre especialistas, empresarios e inversionistas en el Foro Económico Mundial (WEF) sobre América Latina, donde las referencias a la reforma energética en México fueron las más concurridas, por las expectativas que se presentan no obstante las condiciones en los mercados internacionales.

El director de energía y recursos naturales de KPMG, Rubén Cruz, dijo que de las reuniones se desprende que las oportunidades de inversión serán primero en infraestructura energética y después en la generación de energía eléctrica.

Advirtió que de hacerlo al revés se corre el riesgo de generar cuellos de botella. “Se necesita fortalecer la capacidad de transporte o hacerlo de manera paralela, para sincronizar y no saturar las líneas disponibles. Debe haber suficiente paso para entregar la energía”, consideró.

Dijo que en las reuniones del WEF sirvieron para subrayar la gran oportunidad que tiene el país para reconvertir la energía eléctrica por medio de la energía limpia y el gas natural, ya que en los próximos 10 años se va a elevar 30 por ciento, gracias a que se va a garantizar el abasto con la infraestructura en ductos.

Se tendrá una interconexión entre Canadá, México y Estados Unidos para un mercado regional a precios competitivos, estimó, pues se podrá incrementar su participación de 2 a 8 por ciento en energía renovable en los sistemas eólico y solar.

Manifestó que de la matriz energética, el gas tiene una participación de 28 por ciento, el carbón 24 por ciento, el petróleo 20 por ciento e hidroeléctrica y nuclear 8 por ciento cada una, y una menor contribución de la energía renovable.

Cruz explicó que si bien el carbón, que es la energía menos verde, seguirá teniendo un peso importante porque se atribuye a la baja penetración del gas natural y el número de conexiones que hay.

El especialista comentó que se refirió el caso de Colombia, que con la reforma duplicó su capacidad de producción de petróleo. “Si eso ocurre en México se van a requerir más empleos y más infraestructura”, advirtió.

Del reto de contar con el capital humano para el sector energético bajo este nuevo panorama, Rubén Cruz afirmó que el consenso indica que México tiene el número suficiente de instituciones académicas para generar el personal necesario, pero hará falta la especialización, pues habrá más demanda de ingenieros petroleros y geólogos.