Nuevos impuestos detonan mercado informal del pan

Concentración de negocios o puestos callejeros con condiciones mínimas de higiene, así como ingredientes de dudosa calidad.
Piden promoción por valor nutrimental y bajo precio.
Piden promoción por valor nutrimental y bajo precio. (Claudia Guadarrama)

México

Pese a que la población consume la misma cantidad de harina, la venta en la industria del pan descendió de 1 a 2 por ciento en lo que va del año, indicó Erick Navarrete Aguilar, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Panificadora (Canainpa).

En entrevista, dijo que preocupa que a raíz de la entrada en vigor de la reforma fiscal, y con ésta el impuesto especial sobre producción y servicios de 8 por ciento a alimentos con alto contenido calórico, las ventas tuvieron una gran afectación, dado que hay un incremento directo en el precio del producto, pero lo más alarmante es la proliferación del mercado informal.

"Estamos viendo la concentración de negocios o puestos que están en la calle con condiciones mínimas de salud e higiene, así como materias primas de dudosa procedencia; sin embargo, es mucho más barato y eso pega directamente a la industria, pues la diferencia de precio es de 1 a 1.20 pesos", detalló.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Gasto 2012, realizada por el Inegi, los hogares mexicanos destinan 37 por ciento de su gasto a los alimentos; de este presupuesto, 21.1 por ciento lo utilizan para la compra de pan y cereales, mientras que 14.9 por ciento para azúcar, dulces, miel y chocolates.

El presidente de la Canainpa declaró que la caída más fuerte se ha registrado en los negocios formales, los cuales reportan de 10 y hasta 15 por ciento menos en las ventas de productos como cuernitos, panqués, pan dulce, entre otros, respecto a 2013.

Ante ese escenario, la Canainpa impulsa una campaña de información y de publicidad dirigida al consumidor, además de apoyar a sus socios con capacitación y acceso a los planes gubernamentales, como el programa de reactivación económica para micro, pequeñas y medianas empresas, a fin de que se asesoren y de alguna manera reduzcan sus costos de producción.

No obstante, Navarrete declaró que es muy difícil competir ante el mercado informal cuando "se tiene una ley que hace un gran diferencia y genera una gran injusticia".

Manifestó que además se aportan estudios y documentos sobre el consumo de pan, el cual está presente desde la conquista española, lo que habla mucho de que no es un tema por el cual se deje de consumir este producto, pero que sí requiere el apoyo de las autoridades.

"Deberían ayudar a promover el consumo del pan, debido a su proteínas y carbohidratos y su aportación nutrimental, que comparada con algún otro producto es mucho más barato", aseveró.

Datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, (FAO, por sus siglas en inglés) coinciden en que mientras 10 países latinoamericanos ingieren en conjunto más de 430 kilos al año, donde Chile y Argentina llegan a los 98 y 83 kilos por persona, en México sólo se consumen 33 kilos de pan.