Una estrella para el nuevo aeropuerto

La estructura mixta de su esquema de financiamiento público-privado y el volumen del crédito obtenido para la construcción de la primera etapa del NAICM ya comenzó a ganar premios.
En la Firma del Crédito Revolvente del NAICM estuvieron presentes Federico Patiño (NAICM), Gerardo Ruiz Esparza (SCT) y Marcos Martínez (Samtander), entre otros.
En la Firma del Crédito Revolvente del NAICM estuvieron presentes Federico Patiño (NAICM), Gerardo Ruiz Esparza (SCT) y Marcos Martínez (Samtander), entre otros. (Foto: Cortesía de AEROPUERTO.GOB.MX)

La perfecta mezcla de recursos públicos y privados que solven­tarán la primera etapa del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM), le valió a la Secretaría de Comunica­ciones y Transportes (SCT) el Latin American Airport Deal of the Year, un premio anual otorgado por la publicación IJGlobal (Infras­tructure Journal Global).

El reconocimiento, entregado a fines de marzo en Nueva York, destacó como la tran­sacción del año a la obtención del crédito revolvente sindicado por 3,000 millones de dólares (mdd), el más grande de América Latina, en el que se involucraron 13 bancos globales: Banamex Citi, HSBC, JP Morgan, Santander, BBVA, Scotiabank, Inbursa, Bank of Tokyo, Credit Agricole, Mizuho, Su­mitomo, ING y Sabadell.

Al recibir el premio en representación del gobierno mexicano, Federico Patiño, director general de Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), comentó que la distinción “es reflejo de la confianza de la comunidad financiera internacional al proyecto del nuevo aeropuerto, por su estructura financiera mixta de recursos públicos y privados”.

El IJGlobal es una publicación sobre finan­ciamiento de infraestructura que cuenta con unos 11,000 lectores en la versión impresa y 6,000 suscriptores en la versión digital.

El súper crédito

El crédito es apenas la primera etapa de un fi­nanciamiento estructurado total por 6,000 mdd y para lograrlo se requirió de un proceso largo de selección de los bancos participantes, que evaluó la experiencia, presencia global y local, el balance y la capacidad de ejecución de las principales instituciones bancarias a nivel mundial, según anunció en su momento la SCT.

En octubre pasado, cuando se anunció el otorgamiento del financiamiento, Ricardo Dueñas, director de administración y finanzas de GACM, señaló que se trata de un crédito revolvente, lo que implica que si llegaran a disponer de recursos, podrían salir al mercado a emitir un bono por la misma cantidad y repagar el crédito original. Por su parte, el subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Fernando Aportela, dijo que esta línea de crédito revolvente de siete años permite tener la flexibilidad necesaria para construir el nuevo aeropuerto y al momento que se genere un saldo en el financiamiento, se lleven al mercado emisiones de bonos a largo plazo por los 6,000 mdd.

Federico Patiño explicó que la línea de crédi­to es el resultado de una renegociación de los 1,000 mdd de la línea de crédito original ob­tenida en 2014 para fondear el nuevo AICM: “Son 3,000 mdd que con la nueva negocia­ción con los bancos ahora tienen mejores condiciones de pago que las del año pasado”.

Estos 3,000 mdd de financiamiento se uti­lizarán para la edificación de los paquetes que se tienen que construir en 2015 y 2016, de acuerdo con el directivo, quien agregó que posteriormente se utilizarán otros 3,000 mdd para las obras restantes.

“La línea de crédito es de 3,000 mdd y po­dríamos llegar hasta 6,000 mdd, podríamos seguir emitiendo bonos para llegar al tope de crédito, no implica que lo vayamos a hacer, y no se tratará de dinero nuevo”, dijo Patiño al explicar el formato.

Por su parte, la SCT había anunciado que el diseño financiero establece que el finan­ciamiento del proyecto se obtendrá en parte de los flujos del actual y del futuro aeropuerto, al tiempo que permiten que los desembolsos se adapten al ritmo de ejecución de obra sin tener que pagar un costo financiero excesivo.

De acuerdo con la SCT, el financiamiento total del proyecto provendría 58% de recursos públicos y 42% de recursos privados, para la construcción de la estructura principal, pues algunas obras serían susceptibles de licitarse vía Asociaciones Público Privadas (APPs).

En este caso entrarán obras periféricas como ductos de turbosina, terminales de carga, plantas de tratamiento de agua y otros que aún están en periodo de análisis.

El avance y las otras inversiones

A finales de marzo de 2016 la construcción del NAICM que iniciará operaciones en 2020 llevaba avances de 3%. Hasta ahora se llevan a cabo obras como la nivelación del terreno, cimentación y edificación del campamento. Otras licitaciones están en proceso, una de ellas es la de la cimentación de la terminal.

Y más allá del avance, para que el nuevo ae­ropuerto funcione a su total capacidad, se re­quiere una conectividad eficiente, para eso se invertirán 24,611 millones de pesos (mdp) en legas con los principales sistemas de transporte público de la Ciudad de México y el Estado de México, que incluyen cuatro rutas de Metrobús y Mexibús, y dos ampliaciones del Metro. Tan solo la inversión para el Metrobús y el Mexibús será de 7,011 mdp, y las ampliaciones del Metro requerirán los otros 17,600 mdp.