Fiscalizarán recursos e impacto ambiental de nuevo AICM

Un observatorio ciudadano, por iniciativa del IMCO, vigilará que la mayor obra de infraestructura del sexenio cumpla con la normatividad y se privilegien la transparencia y rendición de cuentas.
El nuevo aeropuerto, la puerta de México al mundo (Milenio Televisión)

Ciudad de México

Dada la magnitud y la inversión prevista para el nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, diversas organizaciones propusieron foros de discusión y la creación de un observatorio público que fiscalice el gasto y las decisiones para la construcción de esta obra de infraestructura, la más importante del sexenio.

Juan Pardinas, director general de Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), comentó que ante un menor precio del petróleo y las nuevas condiciones presupuestales del país se debe fiscalizar en una mayor medida el ejercicio del gasto.

“Dada la magnitud del proyecto y las malas experiencias con otras grandes obras de infraestructura en el IMCO estamos convencidos de que la transparencia y la rendición de cuentas, no sólo en el proceso general sino en toda la toma de decisiones, serán indispensables para asegurar el éxito del proyecto. Es así como surge esta iniciativa para que, desde la sociedad civil, se vigile el estricto apego a la normatividad”, apuntó.

Además del IMCO, esta iniciativa es apoyada por el Centro de Transporte Sustentable (CST Embarq México) y el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), organizaciones que coincidieron en que demandarán al gobierno que en todo momento se privilegien la transparencia y la rendición de cuentas como elementos esenciales para prevenir actos de corrupción y para garantizar que la obra traerá beneficios reales en materia de competitividad, movilidad, conectividad y sustentabilidad.

Para la creación de este observatorio ciudadano se realizarán entre el 30 de octubre y 27 de noviembre cuatro foros que tendrán como sede el Gran Hotel de la Ciudad de México, en el cual se revisarán el impacto del nuevo AICM en materia ambiental, de competitividad y desarrollo económico, planeación urbana, así como la inclusión social.

Gustavo Alanis Ortega, fundador y director general de CEMDA, indicó que en particular darán seguimiento al tráfico de aves migratorias, los cuerpos de agua en la zona, el manejo de residuos y las recomendaciones que se obtengan del foro deberán ser consideradas por la Secretaría del Medio Ambiente, Recursos Naturales (Semarnat) antes de que ésta otorgue la Autorización de Impacto Ambiental al Proyecto.

Adriana Lobo, directora del CTS Embarq, comentó que en la construcción del nuevo aeropuerto se debe privilegiar el transporte sustentable por encima de la construcción de vialidades para los autos particulares.

Ya que en el actual aeropuerto se tiene un flujo de 32 millones de pasajeros al año, que generan al menos 88 mil viajes urbanos, aproximadamente el 70 por ciento de los pasajeros llega en auto o taxi, que representa 61 mil 600 viajes diarios. De mantenerse este modo de transporte, cada auto recorrerá 24 kilómetros más, lo que significa 1.47 millones de kilómetros adicionales al día.