Nuevas directrices para la promoción turística

La Sectur fue la primera en concretar su restructuración en el sector, con innovadoras subsecretarías y otros espacios, como la Oficialía Mayor.
Se espera la vigilancia de cada uno de los proyectos.
Se espera la vigilancia de cada uno de los proyectos. (Jorge Caballero/Archivo)

México

El Consejo de Promoción Turística de México (CPTM) se sumó a las dependencias del sector que han sido reestructuradas como parte del plan para potenciar la competitividad en esa industria.

Con base en documentos internos del CPTM, se informó que todo su esquema organizacional se modificó con nuevas direcciones ejecutivas, generales y departamentos de coordinación. Para la promoción turística se crea la Dirección Ejecutiva de Planeación y Evaluación, que tendrá entre sus principales labores, proponer al director general del CPTM, “los indicadores estratégicos, las metas anuales y de mediano plazo, así como la vigilancia de sus avances”.

La nueva dirección además estará encargada de estimar la obtención de recursos provenientes del derecho no inmigrante “y alertar sobre posibles desviaciones en la generación de ingresos”.

Y tendrá la facultad de autorizar, previo acuerdo con el director general, la adquisición de los servicios de investigación, información y estudios de mercado.

Otra de las modificaciones estructurales del CPTM fue la instauración de la Dirección General Adjunta de Mercadotecnia y Promoción, donde se añadieron nuevas funciones y áreas de coordinación, como la de mercadotecnia digital.

A esa dirección general se le encomendó la tarea de la ahora extinta dirección ejecutiva de turismo de reuniones, y se conocerá como Coordinación de Ferias y Eventos.

En esa área se tendrá la tarea de establecer la ejecución de las campañas de publicidad, así
como de la promoción digital.

Otra labor será “supervisar las estrategias de promoción que se realicen con estados, destinos, alianzas con socios comerciales, así como de las oficinas de representación del CPTM en el exterior”.

Uno de los nuevos espacios es la Dirección General Adjunta de Administración y Coordinación Internacional, con la meta de determinar las políticas, lineamientos y criterios para la administración de los recursos humanos, financieros, materiales y de tecnología de información para la operación de toda la dependencia.

Con la creación de esa área se eliminaron todas las direcciones regionales, que eran la de Estados Unidos, Canadá y Europa, y se creó para esta labor la Dirección Ejecutiva de Oficinas de Representación.

En este sentido, uno de sus objetivos será proponer el presupuesto anual de las oficinas de representación en el exterior y emitir opinión sobre las modificaciones, ampliaciones o reducciones a los presupuestos aprobados.

En esa dirección general de administración estará la coordinación de administración, que tendrá la finalidad de instrumentar los procesos y programas para el reclutamiento, selección, capacitación, desarrollo integral, separación y estímulos del personal del CPTM.

Asimismo, deberá proponer al director general adjunto el manual de organización general y los manuales de procedimientos específicos de las unidades administrativas a su cargo.

Una de las primeras dependencias en concretar su reestructuración fue la Secretaría de Turismo, con la creación de nuevas subsecretarías y otros espacios, como la Oficialía Mayor, a cargo de la Dirección General de Programación y Presupuesto, y las de Administración, Tecnologías de la Información y Comunicación, así como de Asuntos y Cooperación Internacional.

En cuanto a las subsecretarías, todas cambiaron de nombre y, por ende, de funciones, la primera es la de Innovación y Desarrollo Turístico (antes de Innovación y Calidad), que tendrá a su cargo la coordinación con las autoridades de los tres órdenes de gobierno, así como con organismos privados y sociales.

La Sectur explicó que además de la diversificación se trabaja en una relación cercana con todas las dependencias turísticas y en una mayor coordinación con la industria privada.

Es indispensable la capacidad de innovar en el diseño e impulso de políticas turísticas para mantener y elevar la competitividad y calidad de los servicios, a fin de responder a las necesidades internacionales de un mercado cada vez más competitivo, consideró.

Por su parte, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) también registró modificaciones, como su desinversión en seis proyectos, entre los que se encuentran administraciones portuarias integrales, ante la baja rentabilidad y las pérdidas económicas que enfrentan.

La dependencia indicó que otros negocios en los que ya no participará son las marinas del proyecto Mar de Cortés, los campos de golf, los hoteles Desert Inn, el parque ecoarqueológico Copalita —en Huatulco, Oaxaca—, el paradero de autobuses Las Garzas y el Rv Park & Camping Playa Linda.

Mayores funciones

Uno de los pocos funcionarios que se quedó en su puesto tras el cambio de administración federal fue el director general del CPTM, Rodolfo López Negrete, ya que dentro de Fonatur sí hubo relevos.

Otra de funciones que se añadieron fue apoyar a la Sectur en las acciones cuando la actividad turística de alguna región haya resultado considerablemente afectada o “esté en peligro de serlo”.

El consejo señaló que las modificaciones en la estructura orgánica deberán ser realizadas mediante movimientos compensados, sin afectar el presupuesto regularizable de servicios personales.