Empresarios proponen multar a autoridades

Locatarios ubicados en Paseo Morelos de Torreón, plantean estas medidas ante el retraso en obras y las inconsistencias informativas que han provocado caída en sus ventas.
El retraso en obras de la Morelos ha provocado caída en ventas de más del 60%.
El retraso en obras de la Morelos ha provocado caída en ventas de más del 60%. (Miguel González)

Torreón, Coahuila

Para Salma Chaúl, Fernando Izaguirre, entre otros, el retraso en obras y las inconsistencias informativas han provocado caída en ventas de más del 60%, el despido de personal y ha limitado además la posibilidad de poder planear el crecimiento de sus negocios ubicados en el llamado Paseo Morelos del centro de la ciudad.

Ante esto unos prefieren aguantar y otros exigen que al igual como la autoridad les aplica sanciones y multas, la autoridad gubernamental también sea multada, por imcumplimiento en los tiempos de entrega de la obra.

“A ellos no les duele nada, puede pasar cualquier irregularidad y ¿Quién los va a multar a ellos?.


El caso de Salma es particular. Su negocio es la Zapatería Capricci ubicada en esta avenida hace más de sesenta años. Aseguró que las autoridades nunca le habían puesto atención al Centro de la ciudad, por lo que ahora, con meses de retraso en las obras, bajas ventas y despido de personal, las autoridades deben ser sometidas a juicio de la ciudadanía y porqué no, también ser multados.

Lamentó que a los comerciantes si se les limite a acondicionar sus negocios a su gusto, porque si no cumplen con el reglamento se les multará, situación que no lo ve justo.

“Propongo las multas para ellos, porque si no les duele, no van a hacer las cosas bien”, señaló Chaúl.

Por su parte Fernando Izaguirre, propietario del restaurante La Soberana- Tequileria, refirió que aunque se señala que existe ya un borrador de lo que sería el Reglamento del Paseo Morelos, aún no se les ha dado a conocer, incluso en su caso, sus ventas han caído hasta 60% y ha despedido a siete trabajadores y reducido días de trabajo.

Dijo que aunque cuenta con lugar para estacionamiento para clientes, desconoce si podrán accesar los vehículos, además que por el retraso en las obras, muchos clientes no pueden llegar hasta el restaurante, disminuyendo así su flujo de clientes y de ingresos, esto sin que la autoridad se haya hecho presente.

Arquitecto de profesión señaló: “Considero que es una obra que no debería demorarse más de dos semanas por cuadra, pero se está haciendo sobre la marcha, sin una planeación debida y no quiero pensar que se estén retrasando las obras con el fin de que los negocios que ya estamos allí establecidos truenen, para que luego lleguen otros a querer ocupar nuestro lugar”, lamentó el restaurantero.