Querétaro y Guanajuato superan a NL en el ranking de inversiones

Según José Antonio Quesada, socio líder de clientes y mercado de la firma de consultoría PricewaterhouseCoopers, hay favorecimiento hacia la zona centro del país por parte de las armadoras. 
José Antonio Quesada, representante de PricewaterhouseCoopers.
José Antonio Quesada, representante de PricewaterhouseCoopers. (Especial )

Monterrey

El dinamismo que está impulsando la industria automotriz en la región del bajío ha propiciado una mayor competencia entre entidades del país por captar inversiones, en ese sentido, Nuevo León aparece en la cuarta posición en el ranking de estados por debajo de Querétaro, Guanajuato y Jalisco, cuando en el pasado ocupaba los primeros tres lugares, señaló José Antonio Quesada, socio líder de clientes y mercado de la firma de consultoría PricewaterhouseCoopers.

Al participar en el segundo día del Foro Internacional de IMEF Monterrey, que se lleva a cabo en la ciudad, el especialista comentó que se nota cierto favorecimiento hacia la zona centro del país por parte de las armadoras, lo que ha propiciado un desarrollo industrial que en el pasado no existía, y Aguascalientes, que era un estado en 2014 muy favorecida, ahora bajó considerablemente en comparación a sus estados vecinos.

José Antonio Quesada aclaró que esto no significa que Nuevo León y Aguascalientes estén haciendo mal las cosas, sino que la competencia por atraer inversiones está arreciando.

Recomendó a las entidades hacer una revisión en rubros como infraestructura, más allá de caminos, carreteras y puentes, por ejemplo, está el wifi como una ventaja competitiva al mejorar el ambiente de negocios.

La firma de consultoría difundirá los resultados de la séptima encuesta de CEO en México el próximo 12 de mayo, en la que destaca la situación de corrupción e impunidad que enfrenta el país como una de las mayores preocupaciones de los CEO en México.

Aseguró que si se lograra superar esta condición, el crecimiento de la economía mexicana bien podría alcanzar tasas de cinco y seis por ciento anual, por lo que sí representa un factor inhibidor del desarrollo económico, señaló Quesada.

"Si aún con la situación que tenemos llega inversión extranjera, lo que estaría arribando si se lograra un marco jurídico que proporcione certidumbre jurídica", añadió.

Quesada señaló que otra de las preocupaciones de los CEO a nivel global y que también en México ya lo es, es el desarrollo de talento.

Advirtió que esto pudiera propiciar la importación de talento ante la escasez que se empieza a dar en sectores como el bancario y financiero.

"Lo que estamos viendo es una globalización del talento aparte del sector energético también se daría en lo financiero, en este último rubro pese a que México posee una gran cultura financiera pero también se está dando la importación de extranjeros. Tenemos que hacer mucho en este punto", indicó.