Mujeres líderes elevan la rentabilidad en empresas

Una compañía con 30 por ciento de liderazgo femenino puede esperar que aumente 6 puntos porcentuales su margen neto en comparación con una empresa similar sin mujeres en puestos de liderazgo.
La ministra Nicky Morgan.
La ministra Nicky Morgan. (Stefan Wermuth/Reuters)

Olvídense de las mujeres en las juntas de administración y enfóquense en las que ocupan puestos de liderazgo: ese es el mensaje de un importante estudio de más de 21 mil empresas públicas en 91 países, que encontró que el mayor número de mujeres en cargos de alta dirección aumenta notablemente la rentabilidad.

Una compañía con 30 por ciento de liderazgo femenino puede esperar que aumente 6 puntos porcentuales su margen neto en comparación con una empresa similar sin mujeres en puestos de liderazgo.

Pero el estudio, del respetado grupo de expertos estadunidense Peterson Institute y EY, no pudo encontrar un efecto —positivo o negativo— de solo tener a una mujer como directora ejecutiva, y solo un impacto marginal cuando hay mujeres en la junta de administración.

“Si bien los consejos de las empresas que cotizan públicamente son un blanco fácil para los legisladores, la recompensa de tener políticas que faciliten a las mujeres ascender en la escala corporativa en términos generales pueden ser mucho más grandes”, concluye.

Sus hallazgos le añaden gasolina al debate sobre mejorar las posibilidades para que las mujeres puedan entrar en los puestos de alta dirección que dominan los hombres.

A pesar de los años de enfocarse en el aumento de la diversidad de género, los avances todavía son lentos: casi una tercera parte de las empresas analizadas en el reporte no incluye mujeres ni en el consejo ni en los puestos de alta dirección; 60 por ciento no tiene miembros femeninos en la junta de consejo; y 50 por ciento no posee mujeres en puestos de alto nivel.

En el Reino Unido, la Revisión Davies, que tiene respaldo del gobierno, recomendó en otoño que una tercera parte de todos los asientos en las juntas de administración de las empresas británicas más grandes deben ser ocupados por mujeres para 2020, con lo que elevaron el objetivo anterior de 25 por ciento para 2015.

Si bien no se establecieron objetivos formales para los ejecutivos, al hablar con Financial Times, lord Davies, dijo que se necesita un “cambio radical” en el nivel ejecutivo si se quiere mantener el progreso, y respaldó en principio la idea de que existan objetivos formales.

El gobierno de Reino Unido dijo el domingo que sir Philip Hampton, presidente de GlaxoSmithKline, y ex presidente de RBS y Sainsbury, dirigirá el organismo de sucesión de la Davies Review. Dame Helen Alexander, presidenta de UBM, asumirá el papel de vicepresidente de la revisión.

Sir Philip dijo en un comunicado que se centrará en “mejorar la representación en el nivel ejecutivo de las compañías, al igual que en mantener el impulso en las juntas de administración”. Agregó: “Esto significa observar el flujo de talento de ejecutivos mujeres y el surgimiento de directores no ejecutivos para garantizar que creamos las condiciones correctas para que las mujeres tengan éxito”.

Nicky Morgan, la ministro de mujeres y equidad, dijo que quiere ver “el final de las juntas compuestas únicamente por hombres en todo (las empresas) el FTSE 350”, así como un “avance mucho mayor en el nivel ejecutivo, donde sabemos que el progreso es más lento”.

91

Países en los que se realizó la encuesta