Mujeres deben empoderarse

La falta de capital femenino en puestos directivos es un problema global, pero ellas cada vez logran más avances.
Las mujeres han ganado espacios laborales.
Las mujeres han ganado espacios laborales. (Shutterstock)

Las mujeres en México representan la mitad de la matrícula educativa y más de la mitad en estudios de posgrado. Sin embargo, los espacios de representación directiva aún no reflejan esa realidad.

De cara al Día Internacional de la Mujer, Mónica Flores, presidenta de Manpower Group para América Latina, afirma que las mujeres del país deben empoderarse cada vez más.

“Tenemos que hacer una labor más importante para seguir escalando en las organizaciones, en los puestos de liderazgos. Hoy no hemos alcanzado la igualdad. En promedio, menos de 25 por ciento de los puestos de gerencia y alta dirección son ocupados por mujeres, y menos de 5 por ciento de las empresas del país tienen una directora general, y por el contrario, 40 por ciento de las mujeres ha rechazado una promoción por el impacto que pueda tener en su vida personal”, señaló.

La ejecutiva aclara que el reto es global, incluso en países desarrollados. En Latinoamérica, además, el problema se ve agravado por el estereotipo de la mujer ama de casa y madre de familia antes que profesionista. México, afirma, está en la media en equidad en temas de alta gerencia y dirección.

“Un fenómeno que hemos visto es que a veces las propias mujeres rechazamos la oportunidad. De las madres con estudios profesionales, 45 por ciento se siente culpable porque no atiende el hogar, y entre las mujeres con estudios que se dedican al hogar, 55 por ciento se siente culpable porque no contribuye a los ingresos ni aplica sus estudios. Hay que romper este círculo vicioso de culpabilidades y miedos”, explicó.

Capacidad negociadora

Maribel Quiroga es, desde julio pasado, presidenta de Cerveceros de México, la cámara de representación de la industria en el país. Así, se ha visto inmersa en un mundo de negocios tradicionalmente encabezado por varones.

“El reto es romper el paradigma de que las mujeres no tienen cabida en una industria de hombres. En mi caso debo demostrar que tengo la capacidad para representar a una de las industrias más fuertes del país, y que el hecho de ser mujer no me impide lograr acuerdos en mesas predominantemente de hombres, porque una está convencida del trabajo que tiene que hacer y se traza objetivos”, explicó.

Para Maribel, la mujer debe aprovechar sus capacidades. En su caso particular, debe alcanzar consensos entre competidores acérrimos como Grupo Modelo y Heineken.

“Las mujeres tenemos la capacidad de defender nuestra postura, de saber cuáles son nuestros aspectos no negociables, pero al mismo tiempo ponernos en el papel del otro y entender sus necesidades. Eso, en términos empresariales y de negocios es una ventaja competitiva”, añadió.

“Los espacios que se están abriendo para las mujeres son cada vez mayores, espacios de tomas de decisiones, de elaboración de estrategias, de dirección. Yo he tenido la mejor de las bienvenidas en la industria de la cerveza”, afirmó.

33%

de las mujeres que son hijas de madres trabajadoras ocupan puestos de responsabilidad de supervisión.

25

por ciento de los puestos de gerencia y alta dirección en las empresas de nuestro país son ocupados por mujeres.