Mitsubishi alteró pruebas de emisiones de contaminantes

La empresa de automóviles Mitsubishi Motors admitió la modificación de las pruebas de emisiones a 625 mil vehículos, con el fin de presentar mejores rendimientos energéticos.
El fabricante japonés de automóviles Mitsubishi Motors admitió haber "manipulado pruebas de emisiones para presentar mejores rendimientos energéticos".
El fabricante japonés de automóviles Mitsubishi Motors admitió haber "manipulado pruebas de emisiones para presentar mejores rendimientos energéticos". (AFP)

Tokio, Japón

El fabricante japonés de automóviles Mitsubishi Motors admitió haber "manipulado pruebas de emisiones para presentar mejores rendimientos energéticos", un fraude que implica al menos a 625 mil vehículos, vendidos en Japón aunque la investigación se ampliará al extranjero.

Están implicados cuatro modelos de mini-vehículos con cilindradas inferiores a 660 centímetros cúbicos, una categoría muy popular en Japón, de los cuales 468 mil unidades fabricadas por su compatriota Nissan (Dayz y Dayz Roox).

El anuncio se produce en momentos en que la industria automotriz está sometida a controles más estrictos, después de que el gigante alemán Volkswagen admitiera haber trucado motores de millones de sus vehículos.

"Pedimos disculpas a todos nuestros clientes y a las demás partes afectadas" declaró el presidente del grupo, Tetsuro Aikawa, durante una conferencia de prensa en el ministerio de Transportes.

Según la prensa, el constructor manipuló cifras sobre los neumáticos, logrando así resultados de consumo de carburante superiores en cinco a diez por ciento que en la realidad.

"Nuestro cliente Nissan ha descubierto diferencias entre las cifras proporcionadas y las constatadas, y nos ha pedido que las revisemos", explicó el constructor en un comunicado.

"Hemos decidido parar la producción y las ventas de los modelos implicados", añadió, y precisó que Nissan hizo lo propio.

Importantes daños

El anuncio de Mitsubishi, poco antes del cierre de la bolsa, hizo que la acción del grupo cayera más de un 15 por ciento, su mayor retroceso en porcentaje desde 2004, cuando el grupo estaba en grave crisis.

Mitsubishi Motors tiene ahora una mejor salud financiera, aunque estuvo al borde de la quiebra hace 12 años, tras un escándalo de ocultamiento de defectos, lo que infringía la ley sobre los llamados a revisión. El caso, muy mediatizado, causó mucho daño en la empresa y entre sus directivos.

Mitsubishi Motors, conocido por sus 4x4 Outlander y Pajero, vende en torno a un millón de autos por año. Para el año cerrado a fines de marzo de 2016, el grupo espera un volumen de negocios equivalente a 18 mil millones de euros (20 mil 300 millones de dólares). Sus resultados serán divulgados el 27 de abril.

El presidente del grupo ya ha advertido que éstos pueden verse afectados: "No es un problema simple. Necesitamos tiempo (para evaluar el impacto sobre los resultados), pero algo sí es cierto, y es que los daños serán importantes".

La investigación interna ha revelado que "el método de pruebas utilizado, no conforme con las exigencias de la ley japonesa, fue aplicado a otros modelos producidos por Mitsubishi para el mercado japonés".

"Teniendo en cuenta la gravedad de estos asuntos, también vamos a llevar a cabo investigaciones relativas a los productos fabricados para los mercados extranjeros", con la ayuda de un "comité integrado únicamente por expertos externos", indicó el grupo.

Este caso recuerda el escándalo de Volkswagen, que salió a la luz hace varios meses. El grupo alemán, propietario de 12 marcas y con unos 200 mil millones de euros de volumen de negocios, confesó en septiembre pasado haber trucado los motores diesel de 11 millones de vehículos en todo el mundo para que aparecieran menos contaminantes de lo que eran en realidad.

El grupo Volkswagen tendrá seguramente en 2015 una pérdida de varios miles de millones. Ello se debe a las provisiones que la sociedad debe constituir para hacer frente a los costes e indemnizaciones, aún no cifrados, vinculados a este "dieselgate".