México, con nueva imagen global, va por inversionistas

El próximo mes el gobierno federal lanzará la campaña para consolidarse como atracción comercial y turística mundial.
Proyecto del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México.
Proyecto del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México. (Especial)

Si alguien necesita convencerse de la escala de las ambiciones de México en el escenario mundial, solo necesita ver los planes de un resplandeciente aeropuerto de 9 mil millones de dólares.

El propuesto centro de operación (hub) es la personificación del último slogan del gobierno: “México está en movimiento”, un país con casi una docena de reformas prometiendo ser más competitivo y mejorar la productividad de uno de los mercados más prometedores del mundo.

El gobierno lanzará una renovada marca global el próximo mes para consolidar su imagen como atractiva potencia comercial y turística. Pero internacionalmente este mensaje ya está llegando, y no únicamente a los inversionistas. Recientemente una serie de visitas de alto perfil, incluyendo a los posibles candidatos rivales para la presidencia de Estados Unidos en 2016, Hillary Clinton y Chris Christie, así como Mark Zuckerberg, de Facebook, subrayan la creciente presencia de México.

Agustín Barrios Gómez, diputado de izquierda que recientemente creó la Fundación Imagen de México para reunir a reconocidos académicos, figuras de la cultura y políticos para que ayuden a forjar una “narrativa común” en la marca de México, dice que “en lugar de despertar en el potencial de México, algunas personas están despertando en la realidad de México”.

Mientras Enrique Peña Nieto, presidente que apostó en grande a las reformas, es aclamado internacionalmente, sus niveles de popularidad en casa han caído; de hecho, solo uno de cada tres mexicanos cree que el país va por el camino correcto.

La fe en el futuro es un bien escaso cuando los tiempos se ven difíciles: en un estudio reciente de Pew Research Center se encontró que seis de cada 10 mexicanos sienten que la economía está mal manejada.

Este mes en su Informe de gobierno, el Presidente dijo que México era cada vez más seguro, está superando la pobreza y el hambre, creando un mejor sistema de educación, aumentando su perfil global, con más y mejores empleos y una mayor prosperidad para los mexicanos.

“Este no es el país que era antes. Este es el México que ya se atrevió a cambiar”, dijo.

Este es un mensaje que ayuda, como Barrios Gómez dice, “contarle a la gente la historia de dónde se encuentra México hoy y lo que puede llegar a ser”. Pero los mismos mexicanos, comprensiblemente, están menos interesados en el trayecto que en llegar a un destino que todavía se siente muy lejos.