México desdeña potencial exportador de los servicios

En los 11 tratados comerciales firmados y el TPP, el país apuesta por la venta de bienes, pero olvida las oportunidades que tiene en prestaciones logísticas y turísticas, según los analistas.

México

Por más que la exportación de servicios se ha convertido en el segmento más dinámico del comercio internacional en los últimos 20 años —según la Organización Mundial del Comercio (OMC)—, México desestima esa tendencia y en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés) apuesta por vender manufacturas y agroalimentos, mismos que enfrentan barreras de crecimiento.

A pesar de contar con 11 tratados comerciales, México ha sido tradicionalmente deficitario en su balanza de servicios, pues de acuerdo con la OMC enfrenta un saldo negativo de 10 mil 700 millones de dólares.

El país exporta alrededor de 21 mil millones de dólares en servicios comerciales, pero importa una cantidad mayor, 31 mil 700 millones, en servicios financieros, profesionales, telecomunicaciones, distribución y transporte, turísticos, construcción y cuidado del medio ambiente, entre otros, añade el organismo multilateral.

México tiene potencial para exportar servicios administrativos empresariales, de logística, transporte y cuidado de medio ambiente, así como turísticos y de telecomunicaciones, entre otros, apuntaron los especialistas.

En México la exportación de servicios representa solo el equivalente a 6 por ciento del valor de las manufacturas, que sumaron 340 mil millones de dólares el año pasado, y también es inferior en alrededor de 30 por ciento a las ventas externas agroalimentarias, que facturaron alrededor de 27 mil millones de dólares.

Al defender el TPP en el Congreso de la Unión, el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, afirmó que la estrategia de México está centrada en impulsar la manufactura automotriz, autopartes, y aeroespacial, así como de equipo eléctrico y electrónico, dispositivos médicos, juguetes y prendas de vestir.

En el ramo agroalimentario, dijo, se espera que pueda crecer la exportación de tequila, mezcal, aguacate, carne de res, carne de cerdo, jugos de naranja y de agave, lácteos, azúcar, arroz, atún y sardina.

No obstante, de acuerdo con la OMC, en el actual escenario de contracción de crecimiento económico mundial, el avance del proteccionismo sigue representando una amenaza, ya que muchos gobiernos continúan aplicando restricciones y los obstáculos siguen en aumento.

“Se puede hacer más para eliminar los obstáculos arancelarios y no arancelarios que siguen aplicándose a la exportación de productos agropecuarios y manufacturados”, señaló el director general de la OMC, Roberto Azevêdo, el pasado 7 de abril, cuando alertó sobre la tendencia de crecimiento moderado que registra el comercio.

De acuerdo con el organismo multilateral, el valor de las exportaciones de mercancías cayó 13.5 por ciento en 2015, debido a las fuertes fluctuaciones de los precios de los productos básicos y de los tipos de cambio; bajo ese mismo escenario los servicios comerciales registraron una disminución de solo 6.4 por ciento.

Agregó que mientras para el comercio de mercancías se vislumbra un crecimiento moderado, de 2.8 por ciento este año, para la exportación de servicios se anticipa una mejor perspectiva, que pudiera estar en niveles similares a 2014, cuando creció 5.6 por ciento.

Pareciera que el TPP para Estados Unidos y otros países es más importante en materia de servicios que de bienes; “pareciera que en servicios la ganancia es mucho mayor”, señaló Fanny Angélica Euran Graham, socia de la firma consultora Global Business and Consulting Group SC.

“Estados Unidos quería impulsar y definir su agenda en servicios antes de que China se le adelante, porque en bienes ya China se le adelantó, pero en servicios no; todavía está más posibilitado en definir las reglas del juego ahí”, subrayó.

Explicó que en el pasado lo quiso hacer desde otros mecanismos, pero no pudo avanzar, y ahora se presentaba la oportunidad de negociar con Japón en el tema, que es otro jugador mundial importante.

La OMC señala que Estados Unidos es la máxima potencia exportadora de servicios, con un valor de 686 mil millones de dólares anuales, mientras que China es la quinta potencia, con 222 mil millones, seguida por Japón, con el equivalente a 158 mil millones.

La mayor parte de los países desarrollados tiene un sector de servicios muy fuerte y los exporta; México es deficitario, indicó José Luis de la Cruz, presidente de la Comisión de Estudios Económicos de la Concamin.

Explicó que para fortalecer la exportación en esa materia se necesita desarrollar sectores de servicios que tengan mayor valor agregado, así como impulsar la educación de calidad, fomentar el emprendimiento en esos sectores y destinar financiamiento para proyectos que trasciendan las fronteras.

Raúl Rodríguez, ex presidente de la Comisión de Comercio Exterior en la Canacintra, indicó que no hay tradición en exportar servicios, puesto que la cultura del empresariado mexicano está arraigada en vender bienes.

No obstante, dijo que hay una parte del sector privado donde los jóvenes están tomando decisiones en las empresas, se están delegando responsabilidades y se está pensando en cambiar esos procesos, por lo cual en los próximos 10 años puede haber un crecimiento en la exportación de servicios.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]