México, plataforma de exportación para la armadora BMW

La planta de San Luis Potosí recibirá una inversión de mil mdd, siendo el principal proyecto de la empresa para 2014 y los próximos años.
Helder Boavida, director general de BMW México.
Helder Boavida, director general de BMW México. (Especial)

Puebla

Con el inicio del ensamblado de autos en San Luis Potosí hacia 2019, México se convertirá en la plataforma de exportación de BMW en todo el continente, pues se estima enviar 90 por ciento de las 150 mil unidades anuales que se armarán a estos mercados, estimó Helder Boavida, director general de la firma en el país.

En entrevista con MILENIO, el directivo de la marca alemana comentó que aún no se define el modelo de producción para la planta, pero será un esquema de gran volumen y demanda en el mercado de Estados Unidos, Canadá y América Latina.

La red de tratados comerciales de México, así como las facilidades logísticas y de infraestructura con las que contará en la planta de San Luis Potosí les permitirá exportar principalmente a Estados Unidos y Canadá, además de mercados de Sudamérica, dijo.

“México es el cuarto exportador de coches en términos de producción, es el octavo lugar en el mundo en términos de exportación. Hay proveedores experimentados en el sector automotriz, y en términos logísticos San Luis Potosí es muy interesante por los accesos y la conectividad que tiene de infraestructura con el ferrocarril y los puertos”, comentó Boavida.

La planta potosina recibirá una inversión de mil millones de dólares se instalará en un área cercana a las 300 hectáreas y generará mil 500 empleos directos; es el principal proyecto de BMW para 2014 y los próximos años, por lo que  “no podría ser mejor la forma de celebrar estos 20 años de historia”, comentó Boavida en el contexto del aniversario de la firma en México.

BMW comenzó la venta de vehículos en México en 1994 y un año más tarde arrancó operaciones su planta de blindados. En marzo de 2003 comenzó a operar su centro de logística y en 2008 abrió su Oficina Internacional de Compras.

Con la instalación de la planta, BMW tiene la intención de detonar la proveeduría de autopartes y componentes mexicanos; sin embargo, Boavida aclaró que aún sin tener una planta, 30 por ciento de los proveedores de BMW de la zona del Tlcan son exclusivamente de México, pero “con la planta funcionando después de 2019, las perspectivas que hay de un aumento del nivel de proveedores de México será mayor”, sostuvo.

En 2013 el volumen de compra de los proveedores de México fue de mil 610 millones de dólares y solo de la región del Tlcan la armadora alemana adquiere 12 por ciento del volumen total, de lo cual México aporta 30 por ciento.

Asimismo, BMW tiene planeado fortalecer su Oficina Internacional de Compras, cuya labor principal es impulsar a los proveedores de autopartes de toda América e incitarlos a que participen con mayor producción en la industria automotriz; por ello, la firma busca establecer alianzas con proveedores tanto en México como en Norte y Centroamérica.

Actualmente dicha oficina exporta alrededor de 250 familias de productos, en su mayoría desde México, que incluyen componentes mecánicos, piezas de tren motriz, componentes de chasis, piezas exteriores, componentes eléctricos y electrónicos, de los cuales 70 por ciento está destinado a la planta de Spartanburg, en Estados Unidos, y el resto en los diferentes países de Europa, además de Sudáfrica y Asia.

Las ventas en México

Helder Boavida, quien tomó las riendas de BMW en México el pasado 1 de julio, comentó que este año estima mantener o rebasar el ritmo de ventas de la compañía a escala mundial.

BMW Group México reportó un crecimiento grupal de 5.4 por ciento en el tercer trimestre de este año, comparado con el mismo periodo del año pasado, al vender con 4 mil 336 vehículos, de los cuales 2 mil 678 son unidades correspondientes a la marca BMW, mil 132 corresponden a MINI y 526 a BMW Motorrad.

A escala global la firma crece a un ritmo de 4.5 por ciento anual y en el segmento premium participa con un 8 por ciento del mercado. BMW tiene una participación de 25.4 por ciento en el mercado mexicano de autos de lujo, la cual estiman incrementar con el inicio de producción en México. La firma, cuenta con 33 distribuidores y en los próximos meses prevé la apertura de uno más en la ciudad de Monterrey, Nuevo León.