En México, mucha carga pero poca protección

Este mercado es el que presenta mayores complicaciones para custodiar embarques ante el crimen organizado: OCRA.
Transporte de mercancías por carretera mexicana.
Transporte de mercancías por carretera mexicana. (Nelly Salas)

Playa del Carmen

México es el mercado con el mayor movimiento de mercancías en América Latina, con 9 mil millones de dólares anuales, pero también es el país con mayores complicaciones para asegurar y custodiar la carga frente a la creciente especialización del crimen organizado, asegura la Oficina Coordinadora de Riesgos Asegurados (OCRA).

De acuerdo con Mario Croswell Arenas, director de la OCRA, las bandas que atacan a transportistas tienen toda la infraestructura en cuanto a tractocamiones, bodegas de todos los tamaños en todas las ciudades, ágiles sistemas de distribución de mercancía y contubernios con casas financieras para el lavado de dinero.

“De no contar con una política de prevención y cobertura nacional contra el delito, estrategias claras que impidan el delito o de actuar solo como reacción a los hechos, estaremos dando la bienvenida a una economía criminal cada vez más fuerte, que se podría equiparar con la economía nacional”, advirtió al participar en el Foro Nacional del Transporte de Mercancías de la Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP).

Las bandas criminales, dijo, saben dónde comercializar la mercancía, cuentan con una gran infraestructura, desde el tractocamión para sustituirlo de inmediato hasta grandes almacenes dónde se reciben los productos robados, se contabilizan y se distribuyen.

Aseguró que “la mercancía robada sale inmediatamente al mercado negro de y los municipios con más robos, Ecatepec, Guadalajara y la delegación Iztapalapa”.

Dijo que muchos robos no ocurren en grandes ciudades, sino en suburbios, en zonas industriales, centrales de abasto y grandes mercados. En la ciudad de México se tiene detectada la zona de Vallejo e Iztapalapa.

Por la alta especialización de las bandas criminales, la nula cultura de la denuncia, así como la falta de elementos para identificar que la mercancía es robada, dijo que “cada vez se complica más dar seguimiento o encontrar la mercancía robada”.

Debido a esas lagunas, en cuanto a la identificación de mercancía, Croswell Arenas dijo que de haber una reforma penal en el sentido del que quien trae esa mercancía, si no llega a acreditar fehacientemente cómo la compró debería equiparse al robo.

La principal repercusión en el robo de  mercancías, dijo, es el incremento en los precios de las primas de seguro, ya que dados los índices de siniestralidad se incrementó el valor y el número de aseguramientos.

En la última década en México se han robado más de un millón de vehículos, de los cuales se recuperaron casi 470 mil. En la recuperación también se tiene un avance de 52 por ciento.

De acuerdo con la OCRA, en los últimos cuatro años el robo de vehículo ha disminuido; sin embargo, hay más violencia. En el primer semestre del año se han robado 30 mil 425 vehículos en el país, de los cuales 54 por ciento es con violencia y el resto sucedió cuando el auto estaba estacionado.

El número de casos de robo con violencia se incrementó porque, con la tecnología, los autos no se pueden abrir forzando las chapas de seguridad, entonces tienen que amagar a la persona con un arma, concluyó.