México indemnizará a CRCC y su consorcio

China Railway defiende el proyecto y analiza medidas legales; espera que el caso se resuelva de “manera correcta tan pronto como sea posible”.

México

La revocación de un contrato de más de 50 mil millones de pesos no tiene contentos ni al gobierno chino ni a su principal empresa ferroviaria (CRCC), quienes han dicho que la decisión de México de cancelar el acuerdo para construir el tren rápido México-Querétaro fue sorpresiva y que analizan medidas legales.

Por su parte, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) anunció que prevé indemnizar al consorcio liderado por China Railway Construction Corporation (CRCC), tras la revocación de la licitación que le entregó la concesión del Tren de Alta Velocidad (TAV).

En la víspera de que el presidente Enrique Peña Nieto aterrice en China, donde participará en el encuentro del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico y realizará una visita de Estado, el gobierno de ese país defendió el nivel de ingeniería alcanzado por China Railway y adjudicó la cancelación del TAV a factores domésticos.

“(La revocación del contrato) no tuvo nada que ver con la empresa china, y el gobierno espera que el caso se resuelva de la manera correcta tan pronto como sea posible”, dijo un vocero de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma del gobierno chino a la agencia estatal Xinhua.

Asimismo, dijo que la medida adoptada por México fue “sorpresiva” y que China Railway y sus socios locales siguieron a la letra los procesos respectivos para la licitación.

El proyecto, valuado en más de 50 mil millones de pesos, fue descrito la semana pasada como una de las iniciativas más relevantes para China Railway, una de las firmas de construcción y logística más grandes del mundo. China Securities Journal, un diario especializado en finanzas, informó la semana pasada que el país prevé invertir más de 52 mil millones de dólares en proyectos ferroviarios locales en los próximos años.

Además, empresas de ese país participan en proyectos de trenes rápidos en cuatro continentes. Una de sus mayores iniciativas es construir un tren bala que llegue a América del Norte a través del estrecho de Bering y que del lado asiático se conecte a un sistema transasiático. Según el sitio Quarz.com, China negocia con 20 países la construcción de sistemas de trenes rápidos o la venta de ferrocarriles.

Compensación

Por su parte, el gobierno mexicano prevé indemnizar al consorcio liderado por China Railway Construction.

“De acuerdo con la Ley de Obra Pública y Servicios Relacionados, cuando se cancela la licitación después de haber dado el fallo, vamos a ver cuáles son los gastos en los que incurrieron en la presentación y vamos a negociar la afectación que todo esto pudo haber significado”, explicó Pablo Suárez Coello, director general de Transporte Ferroviario y Multimodal de la SCT.

Mencionó que, pese a la situación, esperan que el consorcio vuelva a inscribirse, ya que cuenta con una oferta muy competitiva.

“En el nuevo proceso se dará un plazo mayor para la presentación de las propuestas, considerando el tiempo que ya han tenido desde que se les dio de manera oficial, desde julio, más lo que se dará con la nueva presentación de ofertas”, precisó.

Señaló que las autoridades mexicanas aún no se reúnen con los representantes de esas empresas en el país, pero que a la brevedad buscarán un encuentro.

El pasado 3 de noviembre, la SCT anunció como ganador de la licitación al consorcio integrado por China Railway Construction Corporation, China Railway Construction Corporation International, CSR Corporation Limited, asociadas con cuatro empresas mexicanas: Constructora y Edificadora GIA, Prodemex, GHP Infraestructura Mexicana y Constructora Teya.

Además, para la operación se incorporó la empresa Francesa Systra, filial de Société Nationale des Chemins de Fer, organismo estatal responsable del sistema ferroviario de Francia.

Por la oferta presentada, el consorcio tendría el contrato por 20 años, 2.5 años de gracia y una tasa de interés fija de 3.22 por ciento, lo que representaba para el gobierno federal un ahorro de 2 mil 767 millones de pesos.

El tren rápido México-Querétaro será el primero de alta velocidad en el continente americano, viajará a una velocidad de 300 kilómetros por hora, lo que le permitirá hacer su recorrido en 58 minutos; tendrá una capacidad por tren de 426 pasajeros en ocho vagones y contará con internet y asientos ergonómicos, entre otros servicios.

Se proyecta una demanda de 27 mil pasajeros diarios durante su primer año de operaciones, creará 60 mil empleos, dejarán de circular 18 mil vehículos en la autopista, con la que se evitará su saturación prevista para 2017, además de disminuir la tasa de accidentes.

El viernes, el consorcio liderado por China Railway Construction dio a conocer que volverá a participar en la licitación que lance la SCT.

En un breve comunicado, el consorcio enfatizó que está listo y comprometido para participar nuevamente en el proyecto, “por lo que estaremos atentos a las fechas de la siguiente licitación que marcará la entrada de México al mundo de los trenes de alta velocidad”.



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]