México crecerá 3% en 2017, pronostica el BM

El crecimiento estimado para el país, América Central y el Caribe durante 2016 compensará la debilidad en el sur del continente y la región, señala el organismo económico.
Abrir el sector energético a la IP derivó en una “exitosa licitación petrolera”.
Abrir el sector energético a la IP derivó en una “exitosa licitación petrolera”. (Javier Ríos)

México

El Banco Mundial afirmó que el producto interno bruto de México en 2015 crecerá 2.5 por ciento, 0.15 puntos más sobre su informe de octubre pasado. Para 2016, el indicador será de 2.8 por ciento, mientras que para 2017 augura que la economía crecerá 3 por ciento, la mayor expansión en el sexenio, toda vez que se beneficiará de las reformas estructurales, un peso débil y el fortalecimiento de Estados Unidos.

De acuerdo con el Informe sobre Perspectivas Económicas 2016 del organismo, el crecimiento estimado para México, América Central y el Caribe durante 2016 compensará la debilidad de América del Sur —con una contracción en la economía de Brasil de 2.5 por ciento—,  por lo que se prevé para América Latina un crecimiento nulo este año, que se recuperará hasta llegar a un promedio de 2.2 por ciento entre 2017 y 2018.

En su reporte, la institución afirmó que la producción industrial del país, a pesar de resentir la austeridad fiscal durante 2016, “se va a beneficiar de un peso débil. Eso le dará un impulso en competitividad al sector manufacturero orientado a las exportaciones”.

El BM resaltó además la apertura del sector energético a la inversión privada, que “ha comenzado a conminar el interés de los inversionistas, lo que resultó en la exitosa subasta de licencias en el sector”. Esto porque en 2015 se realizaron las tres primeras fases de la Ronda Uno, mediante la cual se entregaron contratos para exploración y producción en aguas someras y campos maduros a compañías nacionales y extranjeras.

En sus recomendaciones apuntó que es necesario que México continúe con la implementación de las reformas pendientes, a fin de eliminar varios cuellos de botella en la ruta del crecimiento.

LÍDER REGIONAL

El BM señaló que el crecimiento de México es sólido comparado con el retroceso que se prevé para América Latina en 2015, de 0.7 por ciento. El organismo afirma que ante la caída de los precios y la producción de petróleo, México pudo compensar esa sangría con ingresos no petroleros, gracias a la reforma fiscal aplicada desde 2014 y al incremento en el impuesto especial a los combustibles vendidos en el país en 2015.

De enero de 2015 a la fecha la mezcla mexicana de exportación ha perdido casi 44 por ciento por barril. Y con su cotización actual, de 24.75 dólares, la caída ha sido de más de 75 por ciento del nivel registrado el 27 de junio, la última vez que marcó más de 100 dólares por barril, al llegar a 100.80.

En cuanto a la producción, Pemex extrajo 2.27 millones de barriles diarios en promedio, contra 2.43 millones en 2014.

Reconoció que el peso se depreció durante 2015, pero no tuvo un impacto general en los precios al consumidor, luego de que la inflación cayera a su mínimo histórico ese año, por debajo de 3 por ciento anual, el objetivo del Banco de México.

Asimismo, destacó el esfuerzo del gobierno para disminuir su deuda externa, lo que ayuda a mantener a México como un destino favorable para la inversión.

El documento señala que un peso débil podría beneficiar a la economía mexicana, al aumentar la competitividad de su sector manufacturero, que depende de las exportaciones. Además, al abrir el sector energético a la inversión privada atrajo a inversionistas, lo que derivó en una “exitosa licitación petrolera”.

La “implementación de otras reformas planeadas deberá destapar varios cuellos de botella, al brindar dividendos al crecimiento en el mediano plazo”, señaló el informe.

El Banco Mundial es la primera entidad multilateral que eleva su previsión sobre el PIB de México para el cierre de 2015, luego de varios reportes con pronósticos decrecientes. En noviembre, en su revisión al artículo IV, el Fondo Monetario Internacional recortó su previsión de crecimiento a 2.2 por ciento, contra 2.3 previo. Asimismo, pronosticó un crecimiento de 2.5 por ciento para 2016, contra 2.8 previo.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos también redujo en noviembre su pronóstico de crecimiento para México: 2.3 por ciento para 2015 (contra un pronóstico previo de 2.9) y 3.1 para este año (desde 3.5 por ciento).

LA VISTA DESDE MÉXICO

En 2015, tanto la Secretaría de Hacienda como el Banco de México disminuyeron progresivamente en los primeros dos trimestres su previsión de crecimiento, al aludir a factores externos como el lento desempeño de la producción industrial en Estados Unidos, así como el desplome de los precios del petróleo.

Sin embargo, a partir del tercer trimestre del año, “estabilizaron” su pronóstico y aseguraron que ritmo de la economía mexicana será más dinámico en 2016 por un fortalecimiento de la economía de Estados Unidos, así como por la “profundización de las reformas estructurales”.

En el primer trimestre de 2015, el Banco de México inició el año con un pronóstico de crecimiento de entre 2 y 3 por ciento del PIB, mientras que Hacienda fue ligeramente más optimista, al establecer un intervalo de 2.2 y 3.2 por ciento.

EL DATO

El BM prevé para 2016, un PIB de2.8%similar al pronóstico previo, mientras que en 2017 la economía crecerá 3%, lo que representará la mayor expansión en el sexenio.