México es clave para el crecimiento de Schlumberger

El presidente para México y Centroamérica, Arindam Bhattacharya adelantó que con la reforma energética observan en México un mercado potencial.  
La firma aplicará su experiencia en áreas de esquisto.
La firma aplicará su experiencia en áreas de esquisto. (Especial )

Ciudad de México

Schlumberger, la mayor compañía mundial de servicios petroleros, espera un crecimiento de sus negocios en México. La empresa planea incursionar en áreas de hidrocarburos no convencionales y profundizar su actividad en aguas profundas, aprovechando las ventajas de la reforma energética.

“México es clave para nuestro portafolio mundial de operaciones y en los siguientes años vemos un negocio que con un impacto positivo de la reforma energética debe tener un crecimiento importante también", dijo el presidente para México y Centroamérica de Schlumberger, Arindam Bhattacharya.

"Hay necesidades de tecnología en las diferentes áreas, especialmente las áreas nuevas; por ejemplo, expandir la parte exploratoria de aguas profundas y particularmente entrar en la parte de hidrocarburos no convencionales", añadió el directivo sobre los nuevos blancos de sus negocios. "Estas son las dos áreas claves donde vemos un impacto más positivo", subrayó.

La agencia estadounidense de información de energía, la EIA, estima un potencial combinado de petróleo y gas de esquisto en México de 117 mil millones de barriles de petróleo equivalente (bpe), el séptimo mayor del mundo, una estimación mayor a la que calcula Pemex (60 mil millones de bpe).

Pemex tiene limitada experiencia en esquisto y se ha enfocado en proyectos más rentables de petróleo y gas.

Eso es más que el potencial del país en las aguas profundas del Golfo de México  donde están una buena parte de las reservas de hidrocarburos mexicanas y donde se espera que grandes petroleras extranjeras, con experiencia en ese tipo de yacimientos, entren al ruedo.

Pero en lo que se refiere al desarrollo del esquisto, México apenas está comenzando. En los últimos años ha perforado menos de 20 pozos de prueba en la región de la Cuenca de Burgos, rica en depósitos y que es una extensión de la formación Eagle Ford del sur de Texas.

"En Eagle Ford participamos en grandes proyectos y hay muchas tecnologías y lecciones aprendidas que podemos aplicar inmediatamente en los no convencionales en México para cortar la curva de aprendizaje”, dijo Bhattacharya.

Aunque no hizo una estimación de la nueva inversión de Schlumberger en México tras la reforma, dijo que los capitales podrían fluir "en el mismo orden y magnitud" que crecería la inversión del sector de exploración y producción en el país.