México pelea a EU dos nuevas plantas automotrices: IHS

Especialistas anticipan el interés de Jaguar, Hyundai y Mitsubishi por instalarse en el área.
Producción de vehículos en el país vecino.
Producción de vehículos en el país vecino. (Reuters)

México

México compite con Georgia, Carolina del Norte y Alabama —estados sureños de la unión americana — por la instalación de otras dos plantas automotrices, que buscan ubicarse en la zona del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), anticipó Guido Vildozo, director para América Latina de IHS Global.

“Hay dos plantas potenciales nuevas para México, por lo que se está negociando en este momento, pero ya las decisiones son más difíciles porque estamos viendo que las entidades sureñas de Estados Unidos están comenzando a lanzar paquetes atractivos, uno de los motivos por los que Volvo se fue a poner una planta allá”, dijo en entrevista.

El especialista del sector automotor descartó revelar los nombres o los orígenes de la inversión, pero se anticipa en la industria que se trata de Hyundai, Jaguar y Mitsubishi.

Se trata de proyectos de menor tamaño, comparados con las inversiones que ha recibido México, que en lo que va de la presente administración suman 23 mil millones de dólares.

De siete plantas  previstas en la región en los últimos años, México tenía posibilidades de 75 por ciento sobre otros países; no obstante, con los atractivos planes de esos estados sureños las posibilidades se reducen a 50 por ciento.

“Es difícil prever lo que va a pasar con Hyundai, porque ahora México va a tener que competir con Alabama, Georgia o Carolina del Norte, y los paquetes que ofrecen son muy robustos”, agregó Vildozo.

Lo que están ofreciendo esos estados es cercano a 28 por ciento sobre el costo total de la planta, que representa entre 250 y 300 millones de dólares de apoyo, solo a la armadora, sin incluir el apoyo que se hace a la industria de autopartes, añadió.

Frente a ese escenario, México tiene ventajas como su red de tratados de libre comercio y su reconocida calidad de mano de obra, por lo que en 2020 el país podría rebasar a Corea en la exportación de vehículos.

México tiene un acuerdo de exportación con el Mercosur; ese es uno de los balances que se tienen que hacer, porque el país tiene ventajas naturales en las cuales se puede apoyar, que dan un mayor soporte que los apoyos económicos.

A la pelea por esas nuevas plantas, Vildozo dijo que también se suma Canadá, que ha reducido su producción en cerca de un millón de vehículos, por lo que es un país que tiene interés para volverse atractivo a la inversión.

Para atender el crecimiento de la producción en la industria automotriz, Vildozo dijo que el mayor reto que enfrenta el país es incrementar su infraestructura y mejorar la logística, para pasar del ensamble de tres millones de unidades a 5.5 millones de vehículos hacia 2020.

Cada uno de los rubros de la cadena de suministro y de infraestructura es un pendiente, ya que no se tiene suficiente capacidad en puertos, ferrocarriles, carreteras; “cada uno es un monstruo de problema” detalló.

No obstante, dijo que la iniciativa privada está capacitada para adaptarse a la infraestructura existente y si bien se han demorado las líneas de producción, se tiene capacidad para continuar con sus planes de desarrollo.