Mercados brasileños se recuperan tras el resultado electoral

El índice bursátil y el real subieron tras la noticia de que el candidato pro empresarial Aécio Neves peleará la Presidencia.
Neves celebró su segundo lugar en la jornada.
Neves celebró su segundo lugar en la jornada. (Nelson Antoine/AP)

Sao Paulo

Las acciones brasileñas se dispararon ayer después de que el candidato pro empresarial Aécio Neves dejó perplejos a los encuestadores con su sorprendente desempeño en la primera vuelta de las elecciones presidenciales del país

El Ibovespa, índice referencial para el mercado más grande de América Latina, subió más de 7% en las primeras operaciones y mantenía un alza de 6.05% para ubicarse en 57 mil 838 puntos a media mañana. El aumento fue liderado por Petrobras, la empresa petrolera estatal que había sido afectada por los controles de precios del actual gobierno, con un aumento de 17% para ubicarse en 21.43 reales.

El real se apreció 1.74% para llegar a un tipo de cambio de 2.4156 unidades por dólar. El costo para asegurar los bonos brasileños contra un incumplimiento de pagos también sufrió una fuerte caída, retrocediendo 20.87 puntos base para ubicarse en 155.30.

Con 99.99% de los votos contabilizados, la presidenta en funciones, Dilma Rousseff, ganó con 41.59% de los votos, frente al 33.55% para Neves y 21.32% de la alguna vez líder en las encuestas la ambientalista Marina Silva.

El margen de ventaja de Rousseff se quedó a la mitad del 16% de las predicciones del grupo de encuestas Ibope, una noticia que animó a los inversionistas, que ven al gobierno del Partido de los Trabajadores como intervencionista.

“El mercado va a estar emocionado con este cambio en el escenario electoral”, dijo André Guilherme Pereira Perfeito, de la correduría Gradual Investimentos en Sao Paulo, aunque agregó que él todavía considera a Rousseff como la favorita.

La elección de este año ha sido una de las más impredecibles en años en un país donde el proceso electoral tradicionalmente ha sido dominado por el partido de centro izquierda, PT y el centrista PSDB.

Silva resultó ser una amenaza para eliminar ese duopolio en agosto, cuando se lanzó a la candidatura del partido de minoría, el Socialista Brasileño, tras la muerte de su compañero de fórmula, Eduardo Campos, en un accidente aéreo.

Ella logró un voto de simpatía y atrajo a la gente que está cansada del statu quo y frustrada con los malos servicios públicos y la corrupción que fueron señalados en las protestas masivas del año pasado contra los gastos por la Copa del Mundo de 2014.

Pero su apoyo se derrumbó la semana pasada, cuando el PT lanzó una hábil campaña negativa en la que la describían como una amiga de los banqueros en un país en donde las tasas de interés se encuentran entre las más altas del mundo.

La noche del domingo pasado una jubilosa Rousseff no perdió tiempo para seguir con su ofensiva, esta vez dirigida contra Neves, diciendo que los brasileños rechazarían los “fantasmas del pasado” al votar en la segunda vuelta el 26 de octubre.

Ella apoyó sus comentarios, refiriéndose al PSDB, que gobernó Brasil entre 1995 y 2002, pintando un partido que representa a la élite o solamente a un “tercio” de los brasileños.

“Los brasileños no pueden regresar… a los que quebraron este país tres veces”, dijo a sus seguidores.

En su discurso, Neves inmediatamente abrió la puerta para las alianzas, particularmente con Silva.

Elogiando al fallecido Campos y a Silva, dijo que tenía “un enorme respeto” por la ex senadora, pero que todavía no había tenido contacto con otros políticos que buscaban apoyar su campaña.

“Vamos a esperar estos días para definir estas cuestiones”, dijo.

Tras los resultados finales, Silva, una ex cauchera analfabeta que proyecta una imagen de integridad, sugirió que le daría su apoyo a cualquier candidato que adoptara una parte importante de su programa propuesto de gobierno.

“Hice el compromiso de lograr un cambio”, dijo a la multitud de partidarios que la ovacionaban en un animado evento el domingo por la noche en Sao Paulo.

“Nos habría gustado estar en la segunda vuelta, pero lo estaremos de otra manera, con nuestro programa”, dijo y agregó que su partido llevaría a cabo una serie de reuniones durante los siguientes días.

Silva decepcionó a muchos en 2010, cuando se mantuvo neutral en la segunda vuelta como candidata a la presidencia por el Partido Verde.

Sin embargo, dijo, la “tendencia” era para que ella viera por el compromiso que hizo cuando decidió postularse por el partido PSB tras la muerte de Campos.

Pero los analistas no están seguros de qué parte de la base de seguidores de Silva puede votar por PSDB.

Algunos creen que el voto indeciso anti-Rousseff que inicialmente la apoyó ya se había cambiado a Neves la semana pasada después de la caída de popularidad de Silva en las encuestas.

Lo más probable es que los votantes que la siguieron apoyando sean de izquierda y se irán con el PT en la segunda vuelta, dicen los analistas.

“Tenemos que ver cuántos de los votos de Marina se irán con él”, dijo Joao Augusto de Castro Neves, analista de Eurasia Group, sobre Aécio Neves. “Estoy escéptico”.

Como ejemplo de lo volubles que son los votantes, Francisco Santos, un vendedor de palomitas de maíz frente a una casilla de votación cerca de Sao Paulo, dijo que había apoyado por Rousseff.

“Siempre voto por el PT para presidente”, dijo. Pero añadió que había dado su confianza a Geraldo Alckmin para gobernador de Sao Paulo, a pesar de que el político es un baluarte del partido PSDB.

7%

Alza de Ibovespa, el índice referencial para el mercado brasileño, tras los comicios

1.74%

Recuperación que tuvo el real luego de que Aécio Neves alcanzó la segunda vuelta electoral

20.87

Caída del costo, en puntos base, de asegurar bonos soberanos de Brasil