Tamaulipas, por encima de la media nacional: Moody’s

El reto del nuevo gobierno estatal será mejorar el marco jurídico yel tema de la seguridad; no hay presiones que bajen calificación.
Óscar Alberto Islas Mendoza, Francisco Vázquez-Ahued y Eduardo García Bejos.
Óscar Alberto Islas Mendoza, Francisco Vázquez-Ahued y Eduardo García Bejos. (Eduardo Javier González)

Tampico

A pesar de la crisis, el estado de Tamaulipas está por encima de la media nacional y no tiene presiones que provoquen calificación baja, indicó Francisco Vázquez-Ahued.

El analista de Moody's, quien asistió a la asamblea del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas capítulo Tampico, expresó que será un reto para la próxima administración estatal es mejorar el marco jurídico y la seguridad. Añadió que la entidad con calificación global BA1 y nacional A1.MX está a la par de Hidalgo, Estado de México, Sinaloa y Durango, y es superado por Guanajuato, Querétaro, Baja California, Tlaxcala y Puebla.

"¿Cómo hemos venido viendo al Estado de Tamaulipas? Le bajamos la calificación a fines de 2013 después de que siguió un proceso de endeudamiento acelerado, y desde entonces hemos visto un proceso de contención de gastos y aumento de ingresos. "En ese sentido, la calificación en escala global es BA1, la cual permite compararse con el mundo, y la calificación nacional A1.MX, para compararse con emisores de México.

BA1 es justo debajo del grado de inversión, pero en realidad cuando uno lo ve en el contexto mexicano, y más en el contexto de estados y municipios, el Estado de Tamaulipas está calificado en la parte media alta de la tabla".

Indicó que los estados calificados en grado de inversión, al día de hoy son Guanajuato, Querétaro, Baja California, Tlaxcala y Puebla, e inmediatamente después se ubica Tamaulipas.

"Comparte posición con estados como Hidalgo, Estado de México, Sinaloa, Durango. Dentro de los estados mexicanos que calificamos, el de Tamaulipas está ligeramente por encima del promedio.

"Los estados mexicanos reciben el 90 por ciento de sus ingresos del Gobierno Federal, y en ese sentido hay una socialización de recursos al centro, que después se distribuye entre todos los estados y al final, prácticamente todos quedan con el mismo nivel de recursos propios".

Explicó que el potencial que pueda recibir el gobierno de Tamaulipas de recursos por generación de empleo e inversiones es limitado; pero se entiende el punto de que las inversiones pública y privada son importantes.

"El gobierno de Tamaulipas, la administración que vendrá, tiene el reto de crear certidumbre jurídica, condiciones propicias para la inversión, no solo aquí sino en todo el estado. Es un desafío, todo lo que tenga que ver con certeza jurídica y seguridad pública; veremos cómo lo va sorteando".

" El hecho de que haya más o menos empleo, más o menos inversión, como la dependencia de los gobiernos estatales es tan alta del Gobierno Federal, la calidad crediticia está ligada a lo que pase en el resto de México".

Citó como ejemplo que, si por temas de seguridad una familia se va de Tamaulipas a Guadalajara, igual esa familia tendrá que pagar impuesto sobre la renta o demás gravámenes federales, que a final de cuentas le caerán a Tamaulipas. Desde el punto de vista de ingresos de gobierno es un impacto limitado.

"El tema de transferencias gubernamentales del Estado mexicano es tal, que la generación de empleo o de inversiones es limitada. Eso no implica que desde el punto de vista de la calidad de servicios, todo el tema de inversión y generación de empleo es importante.

"Aquí hablamos más allá de la calidad crediticia del estado de Tamaulipas, un indicador dentro de muchos, que otros pudieran ser más importantes en la vida diaria de un ciudadano. Si se te va la gente, por más transferencias federales que te lleguen, tendrás en el largo plazo un impacto negativo".

Explicó que la calificación A1.MX está ligeramente arriba del promedio.

"Tamaulipas está arriba de la media, no tiene más presiones que otros estados donde sí hemos visto que se materialicen los riesgos a la baja. El gran reto que tiene la administración entrante, más allá de la calificación crediticia, es mejorar el marco jurídico y el tema de seguridad. No vemos presiones a la baja".