Mayoría de los habitantes en NL son de clase media

El primer lugar se ubica el Distrito Federal, que de acuerdo a estas mismas instituciones.
Estudio clasifica a la población bajo diversos parámetros.
Estudio clasifica a la población bajo diversos parámetros. (Roberto Alanís)

Monterrey

De acuerdo con datos del Centro de Investigaciones Económicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León se estima que 60 por ciento de la población del estado pertenece a la clase media.

En el primer lugar se ubica el Distrito Federal, de acuerdo a estas mismas instituciones.

A nivel nacional, según datos del Instituto de Estadística y Geografía, el 42.4% de los hogares mexicanos son de clase media. Por su parte, 2.5% de los hogares pertenecen a la clase alta y 55.1% a la clase baja.

En términos absolutos, esto significaría que 12.3 millones de hogares, o bien, que 44 millones de personas constituyen la clase media en el país, siendo que tres cuartas partes de ésta se ubican en el ámbito urbano de las ciudades del país.

“Si del conjunto de hogares que en el estudio quedaron clasificados como de clase media se seleccionara uno al azar, lo más probable es que ese hogar cuente al menos con computadora, gasta alrededor de cuatro mil 400 pesos al trimestre en consumir alimentos y bebidas fuera del hogar, haya quien tenga tarjeta de crédito, así como un integrante inserto en el mercado laboral formal; lo encabece alguien que cuente al menos con educación media superior y que su estado civil sea casado, conformando un hogar nuclear de cuatro personas”, se puede leer en el documento publicado por el mismo INEGI con respecto a la clase media en el país.

“Es interesante subrayar que si bien en términos de mercado laboral es más probable que quien labora en ese hogar seleccionado al azar esté inserto en el sector formal privado que en el gobierno, la educación pública sigue siendo fundamental para los hogares de clase media en México”.

Por su parte, la investigadora de la escuela de negocios del Tec de Monterrey, María Fonseca Padilla consideró que se trata más de un estilo de vida que de un nivel socioeconómico.

“Tiene que ver con hábitos, costumbres, deseos, posibilidades. Es gente que desde el punto de vista de deseos o aspiraciones o sueños tiene muy claro la parte de educación, de mejorar su nivel de calidad de vida, de acceso a formas de entretenimiento”, señaló.