Marcas globales desplazan a minoristas londinenses

Por primera vez, 58% de los locales en la histórica calle mercantil pertenece a grupos internacionales.
Piccadilly Circus.
Piccadilly Circus. (Luke MacGregor/Reuters)

Las marcas internacionales superan en número a los minoristas británicos en Regent Street por primera vez desde que se desarrolló la emblemática calle principal de Londres hace 200 años, lo que destaca el estatus de la ciudad como capital mundial.

La afluencia de tiendas minoristas de moda del extranjero, incluyendo las marcas estadunidenses JCrew y Michael Kors, durante los últimos dos años inclinaron la balanza de los arrendatarios, según un informe sobre propiedad comercial del Reino Unido realizado por la Colliers International. La última en entrar fue la marca de moda italiana Stefanel, que en abril firmó un contrato de arrendamiento por 10 años.

Los autores del informe citan el perfil internacional de los compradores del West End como una razón clave para el cambio. Otro motivo es la inusual estructura de propiedad en Regent Street, que es famosa por su elegante curva de 90 grados en Piccadilly Circus. Todas las propiedades que dan a Regent Street las controla un solo propietario mayorista, el Crown Estate, la histórica división de propiedades de la monarquía británica, ahora activo nacional.

“Las marcas internacionales compran la protección y el cuidado de la calle que realiza el Crown Estate. Si eres propietario de todo puedes invertir adecuadamente”, dijo Paul Souber, director en Colliers de agencias minoristas para el centro de Londres.

En 2011, el Crown Estate vendió una participación de 25% de Regent Street al fondo noruego de riqueza soberana. El patrimonio no puede solicitar préstamos, así que el acuerdo generó el dinero necesario para financiar un programa de regeneración de mil millones de libras, de los que ya se gastaron cerca de 500 en proyectos que incluyen un nuevo distrito de restaurantes en la vecina Heddon Street, diseñado para mantener a los compradores en la zona el mayor tiempo posible.

El costo del alquiler de los minoristas en el centro de Londres aumentó te desde la recesión de 2009 ya que tuvieron que competir por la oportunidad de presentar sus mercancías al comprador mundial. Solo durante 2014 aumentó 12%, según el proveedor de información IPD, parte de MSCI.

Mulberry, el acosado miorista británico, advirtió en sus resultados anuales que una revisión del alquiler para su tienda en Bond Street aumentará costos. Sin embargo, la mayoría de los minoristas con aspiraciones globales soportan el gasto por la imagen de Londres.

Una encuesta a 334 minoristas internacionales que realizó el grupo CBRE encontró que 58% tiene presencia en la capital británica, una cifra superior a la de Nueva York (46%) y París (44%).

La imagen de la mayoría de las calles principales británicas no puede ser más diferente. “La calle principal de tamaño medio sigue en dificultades”, dijo Dan Simms, director de agencia minorista para el sur en Colliers.

Los datos revelan que la recuperación económica desde 2013 llenó los locales en el centro de las ciudades, pero se mantienen las vacantes en sus límites.