Manifestación

Un grupo de 50 ex trabajadores de la Mina La Platosa señalan que fueron despedidos de manera injustificada por la empresa Excellon.
50 ex trabajadores de la mina La Platosa realizaron ayer una marcha en Gómez Palacio para exigir se respeten sus derechos laborales ya que  dicen fueron despedidos de manera injustificada por Excellon.
50 ex trabajadores de la mina La Platosa realizaron ayer una marcha en Gómez Palacio para exigir se respeten sus derechos laborales ya que dicen fueron despedidos de manera injustificada por Excellon. (Aldo Chairez)

Gómez Palacio

Un grupo de 50 ex trabajadores de la mina La Platosa del ejido La Sierrita, realizaron ayer una marcha de protesta donde recorrieron desde la Presidencia Municipal, la Casa de Gobierno para concluir en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje de Gómez Palacio, en demanda del respeto a sus derechos laborales.

Señalaron que fueron despedidos de manera injustificada el año pasado por directivos de la empresa Excellon donde también recibían malos tratos, por lo que exigen la atención a sus demandas ya que no se ha cumplido con el pago de sus finiquitos según lo establece la Ley Federal del Trabajo.

“El motivo de la manifestación es porque la empresa Excellon no ha cumplido con los trabajadores, nos despidió injustificadamente y no nos dejaron entrar a trabajar hace siete meses cuando fue retirado por la fuerza el plantón, somos como 50 los despedidos de manera injustificada y el proceso no ha avanzado, no se nos ha pagado el ahorro ni nada de liquidación”, manifestó el señor Antonio García.

Reclamaron que el proceso laboral que se sigue ante la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje no ha avanzado, de ahí que optaron por salir a las calles a defender sus derechos y exigir la restitución de su planta laboral, “No han dado solución pese a tanta audiencia, solamente recibimos largas al asunto desde que el Ejército y la Policía Federal nos quitaron a la brava del plantón”, apuntó.

Por su parte, el Secretario General de la sección 309 de Bermejillo Durango, Jorge Luis Mora, dijo que la empresa corrió a un grupo de trabajadores bajo el argumento de abandono de trabajo para evitar que se organizaran sindicalmente, “El día 15 de diciembre pasado nos dieron la notificación pero desde junio ya no nos dejaron entrar a la empresa”.